Hideo Kojima vive una época dulce tras haber lanzado su primer título lejos de la sombra protectora -y en ocasiones inquisidora- de Konami, empresa a la que perteneció durante años y con la que no terminó de las mejores formas. Kojima abandonó su creación más famosa, Metal Gear, para centrarse en una nueva IP que ha conseguido conquistar a un buen número de fans en todo el mundo. Hablamos de Death Stranding, videojuego lanzado por el momento en exclusiva para PlayStation 4.

Death Stranding explora la soledad del jugador pero, a la vez, la conexión entre ellos de una forma que nunca antes había sido explotada en un videojuego. Además, cuenta una historia soberbia propia de una película de Hollywood, con un guión que nos hace recordar por qué a Kojima se le considera un cineasta atrapado en el cuerpo de un director de videojuegos.

En la historia de Death Stranding controlamos a Sam, un individuo que debe reestablecer la conexión entre ciudades en un mundo devastado y peligroso. Los enemigos más temidos vienen con la lluvia y se les conoce como los EVs. Para detectarlos contamos con el radar odradek situado sobre el hombro del protagonista, una especie de molinillo que gira y apunta a estos temibles monstruo que no podremos ver si no nos quedamos quietos.

 

Recientemente se ha creado un filtro de Instagram que ha conquistado al propio director Hideo Kojima, El filtro, que es muy sencillo, reconoce la figura de las personas y los conecta con un radar odradek, que en su hombro se mueve e intenta detectar EVs. Además, los ojos se vuelven oscuros y comienzan a caer lágrimas negras por el rostro. Incluso el propio director, por medio de sus asistente personal, ha querido probarlo y dar las gracias a su creador.