Neox Games » Cultura Gamer

COMO EN UN VIDEOJUEGO

Así quieren convertir el Taekwondo en combates al estilo Street Fighter

Street Fighter se hace realidad gracias a la evolución del Taekwondo y a la Asociación de Taekwondo de Corea.

Publicidad

Dentro del sector de los videojuegos existen varios géneros que nos han acompañado desde el principio de la corta historia del entretenimiento digital, siendo uno de ellos el género de la lucha. Algunas de las sagas más importantes de la historia y de la actualidad pertenecen a este grupo de juegos, como Super Smash Bros., Tekken, Mortal Kombat, Dead or Alive... Probablemente la licencia de lucha más conocida de todos los tiempos es Street Fighter.

Desde el lanzamiento de Street Fighter en 1987​ la licencia no sólo ha sido referencia de muchos otros videojuegos, también ha inspirado cómics, novelas, series o películas de todo tipo y calidades. Sin embargo, ahora vemos como la licencia de Capcom está inspirando una actividad bastante diferente a películas y series: combates de Taekwondo. El Taekwondo es una de las artes marciales más conocidas, incluso forma parte de muchas competiciones incluyendo los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, el Taekwondo sigue siendo una especialidad muy desconocida en muchos países, es complicado para un no especialista saber qué ocurre exactamente en medio de los combates, por ello Corea del Sur quiere que el común de los espectadores sepan en cada momento qué está sucediendo. Para ello, la Asociación de Taekwondo de Corea quiere preparar unos gráficos que muestran perfectamente el estado del combate y de los dos combatientes, y no hay mejores gráficos para ello que las pantallas de un videojuego similar a Street Fighter.

 

En el taekwondo los luchadores llevan sensores en sus kimonos que no sólo registran los golpes del rival, también registran la intensidad de los golpes. Esto le permite a la organización mostrar la "vida" que le queda a cada rival después de dar los golpes -así como la vida perdida en la barra-. Los sensores modernos de los taekwondistas son ahora mucho más avanzados, lo que permite medir el golpe y descartar toques sin fuerza.

El combate tiene lugar frente a una pantalla gigante en donde puede leerse la información de ambos luchadores, con una "barra de vida" que tiene alrededor de 100 puntos. Con cada golpe recibido la barra de puntos desciende, dependiendo también de la intensidad. El que deja primero al otro sin puntos -elimina la barra de vida del rival por completo- gana el combate.