La has visto en películas, animes, libros e infinidad de lugares. La bandera de Japón es posiblemente la bandera más reconocible de cuántas hay. Cuenta con un sencillo diseño y colores muy fáciles de recordar: Un fondo blanco con un punto rojo en el centro. Si bien algunas banderas no tienen mucha historia detrás, este no es el caso de la que nos ocupa.

En Japón se conoce a su bandera como ‘nisshoki’ y cuyo significado es ‘bandera de la marca del sol’. Sin profundizar en el trasfondo e historia de la bandera, su primer uso se remonta a nada más y nada menos que el año 701 AD, mencionándose en el texto Shoku Nihongi.

Tras la correspondiente sesión de historia, hay un detalle en concreto que no todos han sabido reconocer por muchas veces que hayan estado frente a la bandera de Japón. Fondo blanco y un círculo/punto rojo, así es como la definirían la mayoría. Pero estáis completamente equivocados.

Mujer japonesa | Pixabay

La bandera de Japón no es blanca y roja, sino blanca y carmesí. Si bien el simbolismo se ha mantenido, el uso del color carmesí está justificado pues representa el futuro próspero para Japón. El color blanco también tiene su propio significado, simbolizando éste la pureza, honestidad e integridad de la gente de Japón.