Neox Games » Cultura Gamer

EL ROBO INESPERADO

Capturan en Japón al ladrón más extraño del mundo

Los policías japoneses han tenido que enfrentarse a un curioso caso relacionado con un objeto cuanto menos peculiar.

Ladrón

Pixabay Ladrón

Publicidad

Las investigaciones policiacas pueden resultar más que interesantes, dando así lugar a todo tipo de historias anime e incluso de videojuegos basadas en estas. Después de todo, historias donde los asesinos nos ponen a prueba para ser atrapados puede ser algo que nos mantenga entretenidos durante horas e incluso busquemos todo tipo de caminos para poder resolver el caso. Pero, ¿y si te dijésemos de que es momento de investigar un caso de robo?

Si bien a tu mente puede acudir la idea de tener que perseguir a un ladrón de obras de arte, la realidad es que hablamos de un caso muy diferente. Un caso muy difícil de resolver al que se han tenido que enfrentar en Japón y donde han conseguido salir vencedores al capturar al dios de los baños. Sí, lo has leído bien, se trata de un caso en el que los oficiales han tenido que perseguir a un ladrón de inodoros.

Aunque puede parecer exagerado tratarlo de “dios”, este término llegó a ser contemplado en el momento en el que este ladrón fue capaz de realizar una serie de robos sin ser descubierto en la ciudad de Funabashi, momento en el que se comenzó a investigar “el caso del dios de los baños”. ¿Cuándo dio comienzo esta inesperada historia? En octubre de ya pasado 2020.

Inodoro | Pixabay

Todo empezó cuando un equipo de construcción de una casa de Funabashi se presentó en el lugar de trabajo y descubrió que el inodoro había desaparecido. Si bien esto podía parecer una simple broma, días más tarde se confirmaba la desaparición de otro inodoro en otra casa en construcción y, a partir de entonces, los casos se fueron sumando hasta alcanzar 18 distintos.

Finalmente la policía ha logrado capturar a este extraño ladrón, quien finalmente se ha presentado como un oficinista de 26 años que ya ha sido arrestado y puesto en custodia. Su proceso de robo era meticuloso puesto que el oficinista había trabajado con anterioridad en una empresa de construcción de viviendas, por lo que tenía un conocimiento de causa para poder proceder sin ser detectado.

Eso sí, ¿qué lo llevó a tomar esta particular decisión de robar esa parte tan específica del baño? Según el propio ladrón, robó tanto los inodoros como otros artículos de las casas en construcción para poder venderlos en tiendas de segunda mano y, de este modo, conseguir una ayuda para pagar los gastos de subsistencia. Lamentablemente, aunque sus intenciones eran las de cubrir sus gastos, esto le ha llevado a pagar un precio más alto.

Publicidad