En Japón nos demuestran que las cosas que nos parecen imposibles no lo son tanto. Por sorpresa nos enseñaban un museo dedicado a la caca, repleto de actividades y exposiciones un poco diferentes, pero en esta ocasión llevan el arte un poco más allá. Un arte que todos realizan en sus casas pero que hasta el momento nunca había sido visto de este modo.

Una marca de papel higiénico ha creado PooPaint donde aquellos que se deciden a adquirirlo se encuentran con variados dibujos presentes que, como bien se puede comprobar, están incompletos. Pero estos no deben ser completados a base de pintar con colores, sino que al tiempo que nos limpiamos, acabamos por realizar arte. Una nueva forma de que los pequeños de la casa se tomen su tiempo para limpiarse.

Crear arte con un enfoque distinto

 

Aunque la idea de este estilo de papel higiénico está pensado para los niños y enseñar a estos a limpiarse, la compañía asume que los mayores también querrán hacer la prueba. Sobre todo porque se trata de la primera vez en la que se nos invita a crear arte con nuestra propia caca. A partir de este momento los usuarios tendrán un variado rollo repleto de dibujos a los que dar vida.

Y aunque sí puede parecer una broma, la realidad es que enseñar a los pequeños a realizar este proceso puede parecer algo imposible. Y no es realmente sencillo que los peques dominen esta técnica. Por ello, tener una ayuda como un divertido papel higiénico puede ser toda una ventaja. Una sorpresa de lo más inesperada que llega de la mano de la exposición marina donde los visitantes pueden aprender un poco más de los encuentros secretos de los seres marinos.