En alguna ocasión hemos visto como gobiernos extranjeros limitan por ley el tiempo que los adolescentes dedican a los videojuegos al día o a la semana. En China, por ejemplo, no sólo les limitan los días, también las horas a las que no deberían de estar jugando a la consola. En Japón las normas no son tan explícitas, pero sí quieren limitar por ley el tiempo de juego de los menores -las personas mayores de edad se presupone un autocontrol-.

En España, por ejemplo, no se limita el uso de los videojuegos a los menores, pero sí es cierto que diferentes métodos de control, tales como el sistema PEGI, los controles parentales y las organizaciones como AEVI, recomiendan a los padres el control y entendimiento de los videojuegos a los que juegan sus hijos. Por supuesto también el tiempo de juego, muy fácil de ver si configuramos el control parental que actualmente tiene cualquier consola o teléfono móvil. Pero, en caso de hacerlo, ¿cuánto crees que deberías limitar las horas de juego?

En Japón, cuna del videojuego moderno, un comité especial de la Asamblea de la Prefectura de Kagawa celebró una reunión para proponer limitar por ley las horas de juego de los menores. El borrador de la nueva ley especifica que la medida es para niños de secundaria o menores, es decir, todos los que tengan menos de 17 años -debemos recordar que en Japón la mayoría de edad se encuentra en los 21 años-. La ley establece que los niños y niñas podrán jugar a videojuegos solo durante una hora al día de lunes a viernes, y no más de 90 minutos al día los fines de semana y festivos.

  • De lunes a viernes: 1 hora.
  • Fines de semana y festivos: 1 hora y 30 minutos.

GTA V | Rockstar Games

Japón tiene una relación de amor y odio con los videojuegos, ya que se trata de una de sus primera industrias y, de hecho, Super Mario ha sido uno de los abanderados de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sin embargo, es también una preocupación para padres y políticos, al menos en lo que se refiere al mal uso de los videojuegos.

Si se ratifica la propuesta, sería la primera prohibición de este tipo en Japón. Actualmente no existen en la ley sanciones impuestas a niños y padres que no cumplan la norma, pero el comité dice que pueden incluir varias propuesta antes de que se presente en la sesión plenaria el próximo mes.

Por supuesto, no sería necesaria ninguna ley si los padres inculcan usos responsables con los videojuegos a sus hijos y, por supuesto, si disfrutan mutuamente de los videojuegos al igual que lo hacen con otros pasatiempos -como el cine o los juegos de mesa-. Los videojuegos se disfrutan en familia y, en ningún caso, sirven como niñeras.