Neox Games » Cultura Gamer

¿ES JUSTO?

Cuestión de necesidades: Detienen a un jefe de policía por robar papel higiénico

El debate en redes sociales es evidente ¿merecía este hombre ser detenido y sancionado?

Papel higiénico

Pixabay Papel higiénico

Resulta que es uno de los inventos más útiles y utilizados del mundo, y también uno de los avances chinos más exitosos de la historia (se estima que ya lo tenían en el siglo II). Hablamos del papel higiénico y muchos no podrían vivir sin él a día de hoy. Usado en muchos casos en situaciones de apuro y gran necesidad, ahora es el protagonista de una de las historias más raras que llegan desde Japón por medio de las redes sociales. ¿Y si un jefe de policía fuera detenido por robar papel higiénico?

La historia tiene su final el pasado 3 de junio, cuando el jefe Tanaka de la Estación de Fukaya recibió una suspensión de un mes después de ser sorprendido robando cinco rollos de papel higiénico. Pese a que la sanción fue solo de 30 días, ya sabemos que la vergüenza es mucho que afecta a la sociedad nipona, así que este policía no vio otra opción que jubilarse anticipadamente el mismo día con tan solo 60 años.

¿Cómo un policía con decenas de años de servicio termina prejubilado por robar papel higiénico? La historia es la siguiente.

¿Ladrón de papel higiénico?

Calle japonesa
Calle japonesa | Pixabay

El pasado 29 de mayo el jefe Tanaka estaba realizando labores de mantenimiento en su casa, al tratarse de su día libre. Esa misma noche bebió un poco más de la cuenta y, entre la bebida y un estado de salud imperfecto, comenzó a experimentar molestias estomacales cuando se encontraba en una tienda cerca de la estación JR Konosu. Decidió entrar en los baños públicos del establecimiento.

El personal había colocado rollos de papel higiénico en abundancia por si hacían falta y se iban terminando, algo que este jefe de policía vio mientras estaba “sentado en el trono”. Preocupado por la posibilidad de tener que usarlos durante su viaje en tren a casa, el jefe Tanaka se apoderó de cinco rollos y salió del baño. Este hecho no pasó desapercibido por un cliente del centro comercial: en su lado de la historia estaba viendo simplemente a un hombre bebido robando papel… Por ello alertó a la seguridad del centro comercial.

Pese a las explicaciones, y probablemente la situación más vergonzante que uno podría experimentar, el jefe fue sancionado por el más insignificante de los robos. Todo terminó con su renuncia tras años en el puesto.

Por supuesto, la historia es tan particular y más propia de uno de los extraños personajes de las películas del maestro Takeshi Kitano, que no ha tardado en hacerse viral en las redes niponas.