En todas las partes del mundo, la llegada de un nuevo año se celebra de alguna manera u otra. Unos lo celebran con un beso, otros con un brindis y otros cuentan con tradiciones tan raras para otros países, como comer uvas mientras dan las campanadas.

En el continente asiático la llegada del nuevo año también se celebra pero algunas de las tradiciones que llevan a cabo son diferentes a las que ya conocemos. En Japón, específicamente, es típico obsequiar a los seres queridos durante las fechas cercanas al Año Nuevo, con una caja de alimentos tradicionales llamada osechi-ryōri.

Esta caja es muy famosa en el país y se reconoce fácilmente gracias a sus llamativos envoltorios llamados jūbako. En su interior alberga todo tipo de alimentos que ayudarán a la persona que los ingiera a tener un nuevo año mejor. Algunos de estos alimentos pueden ser huevas de pescado, que ayudan a la fertilidad; soja negra, que busca la buena salud o los dulces mochis, para la buena suerte.

El mochi es un pequeño pastel elaborado con grano de arroz glutinoso, conocido en Japón como mochigome. Cada vez son más conocidos en todo el mundo por su dulce aspecto y su rico sabor, sin embargo, con ellos no todo es felicidad. Estos bonitos dulces, además de ser deliciosos, son muy chiclosos y difíciles de morder, lo que provoca que cada año durante el Año Nuevo produzcan diferentes muertes en Japón.

Mochis de diferentes sabores | Pixabay

El año pasado, durante la celebración del año nuevo, el departamento de bomberos de Tokio tuvo que trasladar hasta 15 residentes al hospital, por atragantamiento con un mochi. La edad de estas personas se comprendía entre los 55 y 90 años, y de ellas 2 fallecieron al no poder extraer el mochi atrancado. Las personas que están en este rango de edad, al igual que los niños pequeños, son los más perjudicados por este problema ya que sus dientes no son tan fuertes y en muchas ocasiones la elástica textura del mochi es difícil de morder.

El departamento de bomberos de la ciudad de Tokio recomienda que, tanto las personas mayores como los niños pequeños, corten su mochi en trozos pequeños para evitar cualquier tipo de atragantamiento. Además, recuerda a los parientes de personas con mayor riesgo a este problema, que estén atentos para poder ayudar a sus familiares.