Japón se encuentra entre los países más modernos del mundo, y algunas de sus ciudadanos ya hacen uso de tecnologías que aún cuesta mucho ver en países como el nuestro. Por ejemplo, en fábricas en donde los trabajadores realizan grandes esfuerzos o deben levantar mucho peso, las empresas proporcionan exoesqueletos para ayudarles en las tareas. Puede sonar a ciencia ficción, pero es real y funcionan muy bien.

Los exoesqueletos robóticos empiezan a ser comunes, aunque su coste de fabricación sigue siendo alto para el común de las empresas. Ahora la empresa japonesa especializada en trajes de baño, Innophys, ha desarrollado exoesqueletos que pueden venderse a un coste asequible, llegando incluso a tiendas al por menor como Bic Camera. El precio de su exoesqueleto es de unos 1200 euros y, aunque sigue siendo caro, ya es asequible para muchas empresas y particulares.

Conocido como Every Muscle Suit, el traje tiene un peso total de 3.8 kilogramos, pero no es importante teniendo en cuenta el peso que ayuda a levantar. Los usuarios se garantizan un traje lo suficientemente poderoso como para generar hasta 25.5 kilogramos de fuerza, aliviando en gran medida la presión que este peso podría hacer en nuestra espalda.

Exoesqueleto robótico | Innophys

El inteligente diseño de este aparato más propio de los videojuegos, hace que no funcione con electricidad ni baterías, sino con un sistema avanzado de presión de aire. Es además resistente al agua, lo que aumentará su durabilidad. Lo pueden usar personas que ayudan a ancianos a levantarse, personas que trabajan la tierra, que cargan pesos y recolocan en supermercados, que trabajan en almacenes, etc.

Bic Camera permite a los clientes probar y comprobar la utilidad de los trajes antes de comprarlos, así que intuimos que comenzarán a ser una herramienta muy común en el país del sol naciente.