Su historia se hizo viral en pocos días... Y es que no todos los días podemos encontrarnos en la red de redes a una adorable abuelita de 82 años disfrutando de un juego tan complejo como Skyrim. Sus vídeos se hicieron tan conocidos que, incluso, llegó a conocer a los creadores de su título, quienes le harán un NPC en The Elder Scrolls VI.

Pero las redes son capaces de lo mejor y de lo peor, y esta anciana ha conocido el lado más amargo de Internet, siendo víctima de un continuo goteo de comentarios negativos en sus streamings, en donde le dicen que no sabe jugar, que haga esto y lo otro, etc. ¿El resultado? Shirley Curry ha anunciado que reducirá mucho los vídeos subidos a Internet: "Mi salud no es buena. Mi presión arterial se está volviendo loca. [...] Ya no estoy disfrutando grabando en absoluto. Ya no es divertido".

Para ella jugar es un pasatiempo, igual que subir sus partidas a las redes, por ello no necesita que ciertos usuarios se metan con ella o le digan cómo debe jugar: "Sé cómo funciona la interface, las mecánicas, sé cómo jugar al juego y no necesito que me lo estén recordando todo el tiempo". Por otra parte, Shirley prueba y disfruta de otros juegos, por ello tampoco considera apropiados comentarios que prácticamente le obligan a probar otros títulos: "Soy una jugadora. Si quisiera jugarlos, los estaría jugando. No tengo que dar explicaciones", aclara.

 

La conclusión de esta anciana es clara: "me divierto más y juego mucho mejor cuando juego sola", por este motivo ha decidido reducir mucho sus apariciones online. Una prueba clara de lo maravilloso que es Internet pero, a la vez, cómo este medio puede destruir hermosas historias debido a los usuarios tóxicos de las comunidades.