PROBLEMAS DE JAPÓN

PROBLEMAS DE JAPÓN

Lamerte el oído y otras técnicas pervertidas usadas en los trenes de Japón

Japón es un país muy seguro pero tienen cierto problema con los pervertidos en los metros, especialmente en hora punta.

Tren japonés
Tren japonés | Pixabay
Neox Games
  Madrid | 07/06/2019

Japón es uno de los lugares más seguros del planeta, uno de los países con menos criminalidad. Los motivos son muchos y diversos, desde una mayor conciencia social para con la comunidad, hasta por supuesto unas penas mucho más duras. Japón, por ejemplo, sigue siendo uno de los países que aún tienen activa la pena de muerte.

Pero si decides visitar alguna vez el país en donde el anime y los videojuegos son parte de la cultura más popular, lo cierto es que no debéis preocuparos mucho por la seguridad, ya que hablamos de un lugar habitualmente muy seguro. Sin embargo, sí existe un lugar en el que los delitos se acrecientan, siendo habitualmente delitos de tipo sexual o pervertido. Hablamos del metro y del tren, en donde ocurren los delitos más inverosímiles.

En Japón existe una palabra para denominar a este tipo de criminales pervertidos. Son los "chikan", aunque esta palabra también se usa para denominar a los hombres que realizan comportamientos extraños y perturbadores, si bien no llegan a clasificarse como pervertidos. Pero lo cierto es que algunas personas se aprovechan de las aglomeraciones en los trenes nipones para propasarse.

La usuaria de Twitter e ilustradora @ikng_0 decidió realizar una serie de dibujos en donde ha descrito los diferentes tipos de pervertidos o "chikan" que puede ver en los trenes de su país. Este dibujo de la artista muestra ocho tipos diferentes de chikan que ella y sus amigas han tenido que soportar.

 

En la imagen vemos a personas que tocan su pelo de forma constante, personas que se pegan a ti aunque el tren esté vacío, que apoyan su barbilla en tu hombro o que ponen el pie entre tus piernas; incluso algunos de ellos pueden tener cámaras ocultas en los zapatos. Otros pervertidos recogidos por la ilustración vierten líquido sobre otras personas, ponen su mano junto a la tuya cuando se sujetan o incluso huelen y comen el pelo.

Por supuesto, están los más descarados, como los que se desnudan con una máscara de caballo. Las respuestas de Twitter a esta artista japonesa no tardaron en llegar para describir acciones muy molestas en el metro: "me tocó el pecho con los codos", "lamió mi mejilla", "puso su lengua en mi oído" o "puso un condón usado en mi bolso".

Seguro que te interesa

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.