A veces, de los lugares más insospechados surgen las modas más curiosas. Si bien las últimas tendencias pueden facilitarnos los quehaceres del día a día, también son muy criticadas por otros internautas. Ahora bien, ¿eres de aquellos a los que les gustan las series y las consumen durante las 24 horas del día? Si la respuesta es afirmativa, entonces sin duda esta nueva moda, la forma más actual de ver series, podría interesarte u horrorizarte a partes iguales.

Como probablemente ya sabrás, las series anime, igual que sucede con las series de imagen real, especialmente si son series de largas temporadas, incluyen algunos episodios de relleno. No solo eso, también hay tiempos muertos que no aportan nada al capítulo o a la trama. Por ejemplo, en 'Campeones: Oliver y Benji' ('Captain Tsubasa', 'キャプテン翼') no era nada divertido cuando un equipo tardaba un episodio entero en cruzar el campo de un lado a otro… Seguro que conoces esa sensación.

Para evitar que los capítulos de relleno se hagan demasiado pesados, y que los planos con imágenes hacia la nada arruinen la acción de un episodio de una serie -anime en este caso-, no son pocos los que han comenzado a ver los capítulos aumentando la velocidad de los reproductores. Varios reproductores para PC, o las mismas series emitidas a través de YouTube, permiten acelerar la velocidad de reproducción. Generalmente aumentan la velocidad de la reproducción entre un 20% y un 30%.

Los Simpson | antena3.com

Para muchos expertos en la materia y que llevan viendo anime desde hace décadas, esta nueva forma de ver las series es toda una tontería; los llaman "trol de velocidad". Esta moda es simplemente un claro ejemplo de consumismo desmedido, con el que no se disfrutan las series igual. Obviamente con este aumento de velocidad, muchos aspectos de las series pierden su esencia, comenzando por el trabajo sonoro.

Pero, ¿es cierto que tiene sus ventajas? Casi todos los que ven series con un aumento de velocidad en el reproductor lo hacen por diferentes motivos. Muchos aseguran que se trata de una política de “no abandono”; poder ver una serie hasta el final aunque sea tremendamente mala, con el objetivo de no dejar las cosas por la mitad. Otros, sin embargo, lo usan únicamente en episodios de relleno.

Dicho en pocas palabras, este truco sirve para agilizar las temporadas y aumentar el ritmo de la historia. En el primer caso mencionado anteriormente, este aumento de velocidad supone un ahorro de tiempo, perfecto para aquellos fans que quieren ver todas las series de cada temporada y les falta tiempo. Y en segundo lugar, el aumento de la velocidad sí aporta esa pequeña mejora de ritmo que algunas series anime requieren realmente.