Neox Games » Cultura Gamer

NUEVOS JUGUETES

¿Por qué el LEGO de Super Mario no tiene el diseño de las piezas originales?

Jonathan Bennink, diseñador jefe de LEGO Super Mario, explica parte del proceso de creación de estos nuevos juguetes interactivos junto a Nintendo.

Publicidad

LEGO Super Mario ya se ha convertido en una de las líneas más originales de las diferentes colecciones de LEGO, basando todas sus piezas y personajes en los mundos creados por Nintendo y el genio japonés Shigeru Miyamoto. Si bien las piezas representan lo visto en la famosa franquicia de videojuegos, lo cierto es que se usan las clásicas formas de estos bloques de construcción, incluso en el aspecto de los personajes.

Muchos podrían argumentar que, en el caso de las figuras, las empresas podrían haber respetado un poco más el diseño original de los personajes. Más redondeados, más sencillos y con las proporciones correctas, en lugar de estar construidos también por piezas similares a los LEGO. Pero no se hizo por una buena razón, una razón muy concreta, Nintendo no quiso hacerlas así.

Jonathan Bennink, diseñador jefe de LEGO Super Mario y habitual diseñador de sets de estos famosos juguetes, ha asegurado en una reciente entrevista que el proceso de colaboración entre ambas empresas ha durado nada menos que 2 años. Es debido al estándar y control de calidad de Nintendo, los cuales aseguran ser altísimos, incluso para una empresa de reconocido prestigio internacional como LEGO.

LEGO Super Mario | Nintendo

De hecho, esto es uno de los principales temores de Nintendo. En los años 80 y 90 Nintendo licenció sus franquicias a terceros de forma abierta pero, tras fracasos rotundos en series, videojuegos o cine, Nintendo decidió bloquear todas sus licencias y no permitir su uso en cualquier medio ajeno a la propia compañía. Esta decisión se mantuvo hasta hace algunos años, cuando bajo estricta supervisión y control de calidad Nintendo decidió ceder nuevamente sus personajes a terceros.

"Nunca tuvimos un socio que nos desafiara tanto en cuestiones de seguridad y calidad. Cada vez que les enviábamos un Mario lo rechazaban 6,000 veces", asegura Bennink. "Creo que usar minifiguras fue una de las primeras ideas que surgieron, pero la indicación que recibimos era la de hacer un producto que sólo LEGO y Nintendo pudieran hacer juntos". Por tanto una figura podría crearla cualquiera, pero varios sets interactivos como los actuales no son simples juguetes.

La tecnología que lleva dentro la figura interactiva actual no cabría en una minifigura, motivo por el que se descartaron. Por ello son más grandes, de estilo "cubo", con sus facciones completamente deformadas. "Al inicio del proceso teníamos ocho grandes ideas de espacios de oportunidad, desde temas RA/RV hasta sets de juego regulares", recuerda el creativo. Reconoce que las charlas con Nintendo fueron constantes, unas dos veces por semana con Takashi Tezuka, con viajes constantes visitando las oficinas de Nintendo o viceversa.

Publicidad