Como está demostrado ya en múltiples estudios, los videojuegos no sólo son un medio de entretenimiento para muchas personas a lo largo del mundo, son también muy ventajosos a la hora de desarrollar ciertos aspectos de los más pequeños de la casa. Estimulan el desarrollo de la creatividad, ayudan en la toma de decisiones, mejoran la capacidad de alerta, ayudan a disminuir el estrés, mejoran la visión o nos permiten socializar, entre otras ventajas analizadas en varios estudios.

Sin embargo, como siempre hemos dicho, los videojuegos son buenos siempre y cuando se sigan unos horarios y unas pautas de buen uso. Como con cualquier otro medio de entretenimiento, no es bueno pasarse de una cierto tiempo de uso diario y nuestro tiempo libre debe diversificarse con más actividades. Mucho más si hablamos de niños: controlar el tiempo que pasan jugando a videojuegos y orientarlos hacia un buen uso debe ser obligatorio.

Por ello en Japón han aprobado recientemente una medida para orientar a los pequeños de la casa en este sentido, marcando el tiempo que pueden disfrutar de videojuegos por ley. El pasado 18 de marzo la asamblea de la prefectura de Kagawa aprobó la Ordenanza de Medidas contra Internet y la Adicción a los Juegos, que limita el tiempo de uso de videojuegos entre los menores de edad.

Prohíbe a los niños menores de 18 años jugar a videojuegos durante más de 60 minutos de lunes a viernes. Una hora diaria es un tiempo bastante prudencial para que los pequeños puedan disfrutar de un videojuego, pero también de otras actividades como leer, jugar a juegos de mesa, hacer manualidades, salir a jugar (si no están en cuarentena), hacer deporte, etc. El tiempo de juego los fines de semana se extiende un poco, pudiendo jugar 90 minutos los sábados y los domingos.

Videojuegos | Unsplash

Obviamente esta medida solo afecta a los menores, ya que a partir de los 18 años los jugadores de videojuegos pueden hacer el uso que quieran y como quieran de su tiempo libre. China es otro país que ha limitado el tiempo de juego de sus menores por ley y el debate lleva tiempo sonando en muchos países europeos, especialmente desde que la OMS calificó la adicción a los videojuegos como trastorno mental. ¿Podría llegar a España una media similar?

Lo cierto es que como padres y familiares de niños pequeños podemos controlar fácilmente el uso que hacen de sus consolas mediante los controles parentales, indicando a qué juegos pueden o no jugar, y el tiempo de juego que tienen para ello, utilizando además herramientas en forma de app con contraseñas.

Adicionalmente la ley también limita el tiempo que los estudiantes de secundaria y otros menores hacen de sus teléfonos: deben dejar de usarlos después de las 21:00. Los que están en la escuela secundaria tienen que dejar de usarlos a las 22:00.