No sólo PlayStation 5 se ha comprometido a ser una consola más sostenible en el futuro, reduciendo en gran medida el consumo en sus estado de reposo. Varias importantes empresas del sector se han unido a la nueva iniciativa de Naciones Unidas conocida como Playing For The Planet Alliance.

La Alianza Jugando por el Planeta lleva a las empresas asociadas del sector del videojuego a tomar medidas para reducir de forma significativa la contaminación en los diferentes procesos de creación de un título. También, en el caso de las fabricantes de consolas, hacer productos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

El compromiso también incluye informar a los usuarios de cada videojuego sobre el cambio climático y concienciarlos para que ayuden a frenar este mal de la sociedad actual. Al plan ya se han unido hasta 21 compañías del sector, algunas de ellas las más grandes e importantes de los últimos años.

PlayStation (Sony), Xbox (Microsoft), Stadia (Google) y Ubisoft ya han confirmado su asociación al plan de Naciones Unidas. Niantic, los creadores de Pokémon GO, también se han apuntado al objetivo de reducir la contaminación y concienciar a los usuarios.

Google Stadia | Google

De PS5 ya sabemos que reducirá en gran medida el uso de electricidad en los hogares pero, ¿qué hay del compromiso de Xbox? Microsoft ha asegurado que su objetivo es reducir las emisiones de su producción un 30% para el año 2030. Google Stadia, servicio que se estrenará en gran cantidad de plataformas, prepara una guía para informar a los usuarios sobre el desarrollo de videojuegos sostenibles.

Las 21 empresas del programa que actualmente se han unido a la iniciativa llegan a casi 1000 millones de jugadores, y pueden reducir sus emisiones de CO2 en unas 30 millones de toneladas para el año 2030. ¡Cada granito de arena suma!