Neox Games » Cultura Gamer

NO MUY LISTOS

Recupera su moto robada gracias a las redes sociales, ¡en el mismo día!

La abrumadora respuesta de los usuarios, y las pocas luces de los ladrones, dieron sus frutos a las pocas horas en las redes sociales.

Motocicleta

Pixabay Motocicleta

Publicidad

Las redes sociales son fuente de historias increíbles todos los días, algunas incluso haciendo una importante labor social y corrigiendo a quienes se comportan de forma poco ética. Muchos piensan que el anonimato de Internet y de las redes sociales es infranqueable para las autoridades y otros usuarios, sin embargo el pasado nos ha demostrado que no es así. Y esta historia sin duda lo vuelve a demostrar, al menos muestra las redes sociales como herramientas que pueden hacer el bien.

Es la historia del robo de una motocicleta que se ha hecho viral en las redes sociales niponas. En la mañana del 8 de agosto una motocicleta de una mujer de 39 años fue robada del aparcamiento de su edificio de Fukuoka. Un delito que por supuesto fue denunciado a la policía, en esta ocasión por medio del hermano de la víctima, quien también pidió ayuda en las redes sociales.

El joven publicó un mensaje pidiendo a cualquier persona que pudiera saber algo la mínima información que condujera al paradero de la motocicleta. Al contrario de lo pensado, la respuesta de las redes fue abrumadora y fueron más las 200 personas que aseguraron tener información sobre el robo. De hecho, gracias a ello la policía japonesa pudo localizar la moto ese mismo día y arrestó al ladrón que resultó ser un menor de edad.

Motocicleta | Pixabay

Y es que el caso fue fácil de resolver y confirmar. A parte de la información de las redes sociales, los ladrones ayudaron al resto de usuarios a localizarlos, aunque suene extraño decirlo. Uno de los ladrones menores de edad fue sorprendido con las manos en la masa, es decir, con la motocicleta robada. Su cómplice fue revelado en una investigación posterior bastante sencilla de resolver: publicó una foto de ellos con la motocicleta y la frase "robé una moto".

Y así el caso se cerró más rápido de lo que las víctimas pudieran imaginar, gracias a las redes sociales, la torpeza de los delincuentes (seguramente asociada a su edad) y la labor de la policía nipona. Por supuesto algunos usuarios se sorprendían de las pocas luces de los ladrones, con comentarios como “cuando robas algo lo primero que debes hacer es ocultarlo, no publicarlo en Instagram” o “me preocupa la alfabetización en Internet en Japón”.

Publicidad