Japón goza de una gran riqueza en lo que a gastronomía respecta. Presentando una gran variedad de platos con mezclas que jamás habíamos creído posibles, nos ofrecen sabores únicos e inolvidables, como son los fideos con sabor a café ideales para un caluroso verano o el tan famoso ramen, el cual podemos ver como referencia en innumerables videojuegos e incluso animes y mangas.

Es precisamente este plato el protagonista de una curiosa historia. Akio Arima, conocido chef en Ishigakijima, una de las islas de la prefectura de Okinawa, ha tomado una firme decisión sobre la clientela que puede seguir disfrutando de sus platos dentro de su restaurante Yaeyama Style. Mientras que este restaurante gozaba de una gran popularidad durante los días de verano, recientemente solo dos comensales podían disfrutar de sus platos. Pero no porque los clientes no quisiesen entrar, sino porque Arima prohíbe la entrada a su local.

Rechazando a los comensales debido a los malos modales

 

Desde el día 1 de julio, Arima ha situado un imponente aviso en la entrada de su local en la que menciona que los modales de los turistas japoneses han ido empeorando con el paso de los años, por lo que ha tomado la decisión de que los clientes japoneses no serán recibidos en su local hasta después de septiembre. Por el momento únicamente aceptará a clientes del extranjero, aunque no ha dudado en pedir disculpas a los clientes locales, pero pide su colaboración y anuncia que espera poder reanudar el servicio a partir de octubre.

Este movimiento por parte del chef ha sorprendido a los comensales, quienes por el momento no podrán seguir disfrutando del imponente ramen del chef Arima, quien posee uno de los restaurantes más visitados en la isla de Ishigakijima puesto que es uno de los destinos turísticos más populares.