Neox Games » Cultura Gamer

AYUDAR A LA POLICÍA

Timar a un estafador ahora tiene una valiosa recompensa

El objetivo es poner fin a una estafa muy extendida que consiste en engañar a las personas mayores para que entreguen su dinero.

Pixabay Cajero automático

El colmo de un estafador debe ser, sin duda, ser estafado por una persona corriente. Y esto es justamente lo que está pasando en Japón siendo, además, un "trabajo" remunerado. Una de las estafas más antiguas y realizadas en Japón, en una población muy envejecida, es la conocida como "ore ore scam". La estafa consiste en engañar a las personas mayores y su funcionamiento es el siguiente.

La estafa "soy yo"

Suena el teléfono en una residencia de ancianos que, por norma general, viven solos en zonas rurales y su familia más cercana trabaja en la ciudad. Suena el teléfono y al descolgar la pareja de ancianos escuchan "Ore da" ("Soy yo"). El plan es que el objetivo confunda al estafador con un hijo o un nieto. Si han mordido el anzuelo, entonces continúan con la estafa, sino intentan convencerle. Si los ancianos preguntan "¿quién eres?", al no reconocer la voz, "el estafador emplea tácticas como "¿Qué? ¡Soy yo! ¿No reconoces mi voz?".

Acto seguido, el estafador le dirá al anciano que necesita dinero, y rápido , generalmente para solucionar algún problema en el trabajo. El cuento de la pérdida del maletín con dinero es, al parecer, bastante típico. Sin embargo, el hijo o nieto no puede recoger el dinero en persona y, en su lugar, se acercará un compañero de trabajo para hacerlo. También es posible que directamente le entreguen una cuenta bancaria para realizar el ingreso.

Teléfono fijo | Pixabay

Timar a un estafador

Sin embargo, los estafadores podrían salir estafados a partir de ahora. El 1 de mayo el distrito de Minami de la policía de la prefectura de Aichi, lanzó un nuevo paso de la operación "Pretend to Be Fooled". Este nuevo programa de lucha contra el crimen pide a las personas que han sido contactadas por alguien que dice ser un familiar necesitado de dinero, que notifiquen a la policía dicho contacto y luego trabajen con ellos para desenmascarar al estafador.

Es más, por cada caso en el que su cooperación conduzca a la identificación de estafadores, se pagará a la persona involucrada unos 10.000 yenes (75 euros). La policía de Aichi creó este sistema después de un aumento reciente en las estafas a ancianos en la prefectura.