Japón es uno de los países más visitados del mundo y, por lo tanto, Tokio -su capital- es una de las ciudades más preparadas para recoger turistas nacionales e internacionales. La variedad de ofertas de la capital nipona es comparable a muy pocas ciudades, desde decenas de restaurantes de gran nivel, pasando por museos de todo tipo, hasta otras actividades lúdicas que no encontramos en muchos otros lugares. ¡Incluyendo una tirolina a decenas de metros de altura!

La última de Japón es, entre rascacielos y otros edificios, colocar una tirolina en un lugar bastante inapropiado: lo más alto de un rascacielos, en donde no muchos se atreverán a probarla. Este evento lo podréis encontrar en el edificio Sunshine 60 del barrio Ikebukuro de Tokio. Se trata de una imponente mole de 60 pisos de altura, uno de los más altos de la zona, lo que provoca que todo quede por debajo de tus pies en la tirolina.

Tirolina de los Cielos | Sky Circus

Se trata de uno de esos edificios especiales de Japón, en el que su interior no oculta apartamentos o plantas de oficinas, sino gran cantidad de actividades de ocio. Hay un centro comercial, un Pokémon Center, un hotel, un planetario y hasta un acuario. Ahora su azotea se ha equipado con otra actividad lúdica, una tirolina a la que muy pocas se podrán comparar en todo el mundo.

La tirolina estará situada a 231 metros por encima de las calles de Tokio, siendo bautizada como "Tirolina de los Cielos" y, por su altura, sin duda es un mote muy apropiado. La impresionante tirolina recorre un trayecto de 18 metros y 5 metros de desnivel, en donde el viento te dará en la cara mientras puedes ver todo el centro de Tokio, incluidos los distritos de Shinjuku y Marunouchi. Su precio será de 1000 yenes y, como es lógico, cualquiera que quiera usarla debe estar sobrio.