¿Cuánto pagarías por ese juego de tu infancia que te marcó durante horas cuando aún ibas al colegio? ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por una de esas joyas de colección del sector? Lo cierto es que los videojuegos son de los productos más coleccionables, especialmente cuando hablamos de juegos retro o ediciones limitadas y numeradas.

Muchos coleccionistas rebuscan en trasteros, tiendas de segunda mano y foros de Internet para hacerse con esas codiciadas piezas, los juegos complicados de encontrar y que puedes ser la joya de una buena colección. Hay títulos, por ejemplo algunos juegos de NES, por los que se llegan a pagar de 15.000 a 20.000 euros. Recientemente hemos conocido que un coleccionista se ha hecho con una gran colección de videojuegos clásicos desembolsando la friolera de 1.000.000 de dólares.

Según informó en un número reciente The Washington Post, un dentista llamado Eric Naierman ha adquirido recientemente una gran colección realizando, por el camino, una de las mayores ventas -en dinero- de la historia del sector. Se hizo con unos 40 juegos de Nintendo sellados, con un estado perfecto y de fábrica, pagando alrededor de 1 millón de dólares. La colección fue creada por tres coleccionistas que habían invertido, entre todos, nada menos que 56 años para reunir todas esas joyas. Ahora ellos se reparten este dinero.

Balloon Fight | Nintendo

Aunque la colección no ha sido detallada, se piensa que muchos de los juegos disponibles en ella son las únicas copias que quedan. Por ejemplo, las únicas copias conocidas de Golf de 1985, Balloon Fight de 1986 y Gumshoe de 1986. También una versión arcade del clásico Mario Bros. de 1986.

Los expertos califican esta colección como una de las más importantes del mundo, tanto por su valor como por los productos que contiene, muchos de los cuales de un importante valor histórico dentro del sector.

Naierman con anterioridad coleccionable cromos de béisbol, sin embargo, hacerse con una colección importante era mucho más complicado y costoso. Quiso realizar una colección de algo más económico y que pudiera ser importante, así que optó por los videojuegos.