Street Fighter 2 es, por méritos propios, uno de los juegos más recordados de los 90. Hablamos del juego de lucha que cambió por completo el género y lo definió desde entonces, llevando a la franquicia a convertirse en un auténtico icono dentro de los videojuegos.

Un juego que si bien siguen disfrutando millones de fans de todo el mundo pero que esconde un oscuro secreto que ha salido a la luz 27 años después. Street Fighter 2 llenaba las recreativas de infinidad de sitios en todos el mundo. Cada centro comercial, bar o salón recreativo quería su versión del título de Capcom. Un título que era divertido por supuesto con amigos, pero también en solitario.

Si nos decantábamos por esta última opción, jugar solos y contra la CPU, a medida que progresábamos por los diferentes escenarios el desafío iba en aumento. Nada nuevo bajo el sol, pensaréis, pero lo cierto es que esa dificultad desmedida escondía un secreto que se convirtió en el causante de que se tragara infinidad de monedas y más de un enfado por nuestra parte.

 

El usuario Desk ha demostrado en un vídeo cómo la CPU de Street Fighter 2 se valía de triquiñuelas que estarían consideradas de muy mal gusto en la actualidad, siendo motivo de queja por parte de usuarios que pedirían a gritos una solución. Desde una reacción casi inmediata al aturdimiento, pasando por un aumento de daño desmedido cuando conseguían encajar un golpe… No se trataba de que tú no tuvieras el nivel necesario para vencer al rival, sino que tu oponente - digámoslo así - jugaba con mucha más ventaja.

Frame a frame, Desk ha desmontado la ‘máquina de los horrores’ que es la CPU de Street Fighter 2. Las comparaciones con lo que sería capaz de hacer un jugador como contrincante y la respectiva CPU hablan por sí solas. Tal vez, la próxima vez que decidas echar una partida a una recreativa de Street Fighter 2 te lo pienses dos veces para no perder el dinero.