Aunque no se han dado situaciones tan alocadas, peligrosas y en algunos casos terroríficas como las vistas en las primeras semanas de Pokémon GO, nada impide que sigamos descubriendo a esos usuarios que parecen desentenderse de cualquier tipo de medida de seguridad a la hora de disfrutar del videojuego de Niantic.

El último caso lo hemos tenido en Washington. Y es que tal y como ha reportado la policía de la ciudad americana, un hombre ha sido obligado a retirar sus hasta ocho móviles del asiento de pasajeros mientras conducía. ¿El motivo? Sí, efectivamente, Pokémon GO.

Varios transeuntes y los propios agentes pudieron comprobar cómo el hombre, en su vehículo, se subía a la acera para posteriormente detener el coche. Tras acercarse los agentes para echar un vistazo pudieron descubrir la ‘sala de operaciones’ del jugador.

 

Un total de ocho móviles, todos ellos ejecutando Pokémon GO a la par. Poco o nada le importaba al hombre jugar mientras conducía, pues se había fabricado una marquesina para facilitar así la tarea de capturar criaturas o moverse por los diferentes menús de los dispositivos móviles.

No ha sido la primera vez que hemos encontrado una situación similar. Un jubilado de 70 años en Taiwan se convirtió en noticia mundial tras construir un soporte para su bicicleta y disfrutar así de Pokémon GO. Lejos de hacer con un único teléfono móvil, el anciano ejecutaba a la par nada más y nada menos que hasta 11 smartphones, cada uno por supuesto con el videojuego.

No hace falta decir la seguridad que debemos llevar al volante. Si bien elementos como el cinturón son imprescindibles conforme nos subimos al vehículo, no está de más recordar que factores como el teléfono móvil o comer mientras conducimos jamás deben suponer una distracción, por pequeña o breve que sea.