Juego de Tronos ha puesto en la mirilla a muchos de sus actores de cara a futuros proyectos de Hollywood. Lo que no todos saben es que varios de los actores que han pasado por la adaptación de George RR Martin también hicieron sus pinitos en los videojuegos.

Uno de los casos más conocidos lo encontramos en Destiny con Peter Dinklage, quien prestaba su voz al Espectro de nuestro Guardián. Un doblaje que desde Bungie quisieron respetar también en su versión a nuestro idioma, manteniendo así la voz del bueno de Tyrion en castellano.

Charles Dance, Tywin Lannister en Juego de Tronos, tuvo un actuación sobresaliente en la epopeya de Poniente. Uno de los aspectos que más destaca del actor es su poderosa voz, algo que no pasó desapercibido para CD Projekt RED. Tanto fue así que el estudio polaco contó con él para poner voz a Emhyr Emreis en The Witcher 3.

The Witcher 3 | CD Projekt RED

Si eres un fan declarado del género RPG, sabrás que Elder Scrolls IV Oblivion es una de las joyas en su categoría. Aunque a España llegó con voces en inglés, una de ellas es perfectamente reconocible a nada que tengas un bagaje en el cine o series de TV. Hablamos de Sean Bean, Ned Stark en Juego de Tronos, que interpretaba a nada más y nada menos que el emperador de Cyrodiil.

Si hay una villana con nombre propio en Juego de Tronos esa es Cersei, interpretaba por una impresionante Lena Headey. La actriz ha tenido algún que otro papel en videojuegos. Su proyecto más sonado es para la versión en inglés de Dishonored, dando vida a Callista Curnow.

Otro de los grandes villanos que hemos visto repartidos a lo largo y ancho de Poniente ha sido Meñique. Un personaje capaz de ser tan listo como retorcido y cuya actuación recaía en Aidan Gillen. En Remedy se fijaron en su gran actuación y contaron con él para su proyecto Quantum Break.