Naruto es uno de los animes más famosos de la historia. Para muchos se trata del Dragon Ball del Siglo XXI debido a su repercusión. Sea como fuere, no cabe duda de que muchos han conocido la serie de animación por primera vez a raíz de aquel sonado asalto al Área 51 y que finalmente quedó en unos pocos presentándose frente a la base. La propuesta de aquella ‘reunión’ no era otra que invadir la emblemática base corriendo como Naruto.

¿El motivo? Como se cuenta en el anime, correr como Naruto te hace ir más rápido, pero ¿es realmente cierto? Una atleta profesional lo ha puesto a prueba con curiosos resultados. Aquellos que todavía no sepan cuál es la postura, este movimiento se basa en correr desplazando ligeramente el cuerpo hacia adelante, mientras los brazos están completamente atrás.

El canal de YouTube Because Science ha sido el encargado, junto a la atleta y medallista Jeneba Tarmoh, de destapar el misterio. Tal y como explican en el vídeo, y esto es pura ciencia, el desplazamiento se ve afectado por factores de todo tipo. Desde la velocidad del propio objeto en cuestión, la densidad del material que lo atraviesa y el área de la superficie en la dirección en la que se mueve.

Aplicado a un corredor, y en este caso al movimiento de Naruto, sobre el papel sería más rápido. El motivo no es otro que la reducción en el área de superficie afectada por la resistencia del viento, siendo en este caso mucho menor y aumentando por ende la velocidad. Y es que aunque como decimos sobre el papel suene bien, en la práctica es muy diferente pues no estaríamos empleando la total capacidad del cuerpo.

 

Uno de los factores es el cambio de postura. Kyle y presentador del programa realizó una prueba similar a un grupo de cosplayers. Aquellos que habían realizado poca actividad física o tenían bajos tiempos corriendo normal, mejoraron su tiempo cuando utilizaban la postura de Naruto. En cambio, los que marcaban un tiempo aceptable corriendo normal, debido al cambio de postura, empeoraron su marca cuando se trataba de imitar a Naruto.

Ese fue el caso de Jeneba. Tal y como explica la atleta, ‘no recomiendo correr como Naruto. No vas a levantar la rodilla como deberías y con los brazos balanceándose todo el tiempo no tienes absolutamente ningún contrapeso, sólo vas a aumentar tus posibilidades de tropezar’.