Neox Games » Noticias » Actualidad

IMPORTANTES CAMBIOS

Demos de videojuegos que pudiste probar y nada tuvieron que ver con el título final

Repasamos algunas de las demos más destacadas de los videojuegos, tanto a modo de tráiler como jugables que distaban mucho del resultado final.

Publicidad

Los 90 y principios del 2000 fueron la época dorada de las revistas de videojuegos impresas. Generalmente mes a mes encontrábamos en los kioskos el número de turno acompañado de un CD cargado de demos. Gracias a las demos muchos jugadores descubrieron la que sería su siguiente compra, siendo éste el principal incentivo de estas pruebas. A pesar de su intención, con el paso de los años las demos han caído en el olvido, siendo sustituidas por las betas.

Durante la época anterior a PlayStation 3 y Xbox 360, las demos fueron capaces de lo mejor, pero también de lo peor. Algunas de ellas serán recordadas por ofrecer un producto que distaba mucho de la versión final, y no precisamente para bien. Uno de los casos más sonados, y recientes, es Fallout 76. Eran muchas las expectativas puestas en el acercamiento multijugador de la saga postapocalíptica de Bethesda. Si bien se trataba de una beta, con el consiguiente número de errores, la versión retail disparaba aún más la cantidad de bugs y problemas técnicos.

Alien Isolation puede ser sin temor a equivocarnos el mejor juego de la franquicia de ciencia ficción creada por Ridley Scott. Por contra, Alien Colonial Marines se sitúa como la peor entrega. Motivos no faltan, y es que a pesar de aquel prometedor tráiler en el E3 2012, Gearbox nos dejó un shooter que daba a entender que estábamos ante una comedia más que un juego de terror. Y no hablamos sólo del apartado visual, claramente lastrado en comparación a los vídeos oficiales, sino también a una Inteligencia Artificial desastrosa.

«Enrolaos, decían; conoceréis gente nueva, decían...». | Defcon Play

Brutal Legend es uno de esos juegos cuanto menos peculiares. Publicado en la pasada generación de consolas, Tim Schafer y el bueno de Jack Black nos ofrecieron una aventura en la que el Heavy Metal era el gran protagonista. Su demo fascinó tanto a los amantes del género como a los menos entusiastas gracias a sus altas dósis de acción, una gran ambientación y diálogos cargados de sátira hacia los metaleros. Por desgracia el juego final apenas hacía hincapié en estos elementos, siendo las batallas al más puro estilo Tower-Defense el eje principal de la jugabilidad.

Con el paso de los años Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty ha ocupado el lugar de importancia que merece entre los fans. Su demo para PlayStation 2 puso patas arriba la industria del videojuego gracias a un potente apartado gráfico y unas físicas jamás vistas en consolas. Y es que desde PSX, volver a controlar a Solid Snake disparó por completo el hype de los jugadores por el videojuego. Con lo que nadie contaba era encontrarnos con otro protagonista, el odiado desde entonces Raiden, personaje controlable durante más de la mitad de la aventura, y que en su momento provocó la ira de los fans de la saga.

Publicidad