Los eSports están cada vez más presentes en la actualidad de los videojuegos, presentando a los jugadores una oportunidad única para mostrar su habilidad frente a contrincantes de todo el mundo. Y a veces es tal la intensidad de las partidas que no se limita a simplemente acción en la pantalla, sino que traspasa esta para llegar a convertirse en una situación tensa en la vida real, tal y como se pudo comprobar durante el torneo de Mortal Kombat 11.

La épica saga dentro del género de lucha ha sorprendido a los jugadores de muchas formas, sobre todo en lo que respecta a su último torneo. Y es que tras un épico combate y una gran derrota, el ganador, Leif “Buffalo” Boisvert, no dudaba en ponerse en pie para encararse con Brad “Scar” Vaughn. Una tensa situación que, por suerte, quedó en algo anecdótico.

Una victoria con sabor amargo

 

Al final del combate y con su victoria ya declarada, Buffalo no se mostraba del todo satisfecho, sino que se vio con la necesidad de echar en cara a Scar su victoria, gritando en la cara del perdedor. En ese instante comenzó un desagradable intercambio de gestos y gritos que daba paso tras provocaciones durante las últimas semanas mediante las redes sociales y últimos torneos de Mortal Kombat 11.

Por suerte todo quedó en un simple incidente en el que no se llegó a las manos, aunque no es la primera ocasión en la que vemos una escena desagradable dentro de los torneos. Y es que recientemente se veía como un espectador lanzaba a uno de los competidores un cangrejo muerto, dando así lugar a una extraña escena que, por suerte, también se quedó en una divertida anécdota.