Desde que la tienda oficial de Epic Games efectuó su llegada, han sido muchos los jugadores que se han encontrado con que esos títulos que tanto estaban esperando durante mucho tiempo, dejan atrás la tienda principal para dar paso a convertirse en uno de los polémicos exclusivos de Epic. Y es que aunque la tienda promete un gran apoyo a los desarrolladores, los jugadores no reciben con tan buen agrado esta llegada, siendo una muy pequeña parte la base que acepta igualmente disfrutar de la entrega en la tienda de los creadores de Fortnite.

El nuevo caso que ha desatado el descontento de los jugadores ha sido el anuncio de que Ooblets dejaría atrás su llegada a Steam. Este anuncio se efectuaba el 31 de julio y, desde entonces, el pequeño estudio formado por dos únicos desarrolladores ha sido el centro de los insultos por parte de los jugadores, quienes no han dudado en amenazar para tratar de provocar que el estudio Glumberland corrija su decisión. Tal y como comunican, llevan dos días llorando ante la reacción de los aficionados, quienes han pasado de apoyarlos a demostrar su odio.

Una decisión que se ha convertido en una gran polémica

 

Ambos creativos se han visto sorprendidos por la reacción de los jugadores, indicando que nunca llegaron a esperar que la reacción fuese tan radical. Mencionan que han recibido miles de amenazas e insultos por todas las vías de comunicación y de manera ininterrumpida. Nunca habían llegado a imaginarse la escala de lo que parece haberlos convertido en el objetivo de una mafia del odio en Internet. Finalizaban mencionando que ya habían sentido una gran empatía por los desarrolladores que se habían encontrado en esta misma situación, pero nunca se habían llegado a imaginar que esta situación podría llegar a ser tan terrible.

Epic Games por su parte ha efectuado una declaración indicando que, una vez más, se ha desatado un movimiento de gran violencia que deja a un lado la posibilidad de poder disfrutar de una conversación con la que solucionarlo todo. Lo que queda demostrado es que la política de exclusividad por parte de la compañía no agrada especialmente a los usuarios, aunque eso no impide que los padres de Fortnite sigan decididos a mantener una dinámica que los ayuda a ser competencia directa de Steam.