Las cajas de botín siguen dando mucho de sí en redes sociales y foros de Internet, desde que se inventaron y fueron añadidas a importantes licencias en la industria. Básicamente los jugadores compran cajas con materiales ingame en su interior, lo hacen con dinero real y sin conocer exactamente qué objetos contienen en su interior, por lo que muchos organismos compararon esta dinámica de videojuegos con las apuestas.

Las reglamentaciones de ciertos países están impidiendo que estas cajas de botín puedan comprarse sin información sobre su contenido, así que a partir de hoy los jugadores franceses de Counter Strike: Global Offensive pueden analizar con rayos X las cajas de botín antes de adquirirlas, para así saber qué contienen. Esto es sólo para los franceses, pero hecha la norma, hecha la trampa.

Counter Strike: Global Offensive | Valve

Para saber qué incluyen las cajas los franceses deben comprar una nueva arma, la P250 X-Ray, la cual cuesta 2.20 euros. Es decir, para saber qué se encuentra dentro de las cajas hay que gastar dinero previo en un objeto que sí es conocido. De esta forma Valve termina con el problema legal pero, además, sigue obteniendo beneficios con la venta de este nuevo objeto.

A partir de ahora en Francia tampoco podrán comprarse las cajas de botín en el mercado de Steam, aunque sí podrán venderse a usuarios de otros países y regiones, seguramente por la nueva ley francesa en la que los usuarios de Steam deben tener la posibilidad de vender sus productos digitales a otros usuarios, igual que ocurre en el mercado físico de segunda mano.