Neox Games » Noticias » Actualidad

APOSTANDO POR SUS JUEGOS

Los creadores de Control quieren mantener una continuidad entre sus juegos

El director del juego ha indicado que tanto Control como Alan Wake les pertenece, por lo que pueden trabajar como quieran.

Publicidad

El estudio de desarrollo goza actualmente de una gran popularidad tras el lanzamiento de Control. Un increíble título de apartado sobrenatural que, aunque tuvo ciertos problemas debido a su doblaje de calidad dudosa, ofrece una jugabilidad e historia de lo más sorprendente. Por ello, el equipo está decidido a seguir ofreciendo a los jugadores la mejor experiencia, en este caso con la intención de crear una sensación de continuidad entre sus juegos.

Tal y como ha indicado el director del juego, Mikael Kasurinen, están decididos a que los jugadores tengan una sensación de continuidad, como si se tratase de una experiencia compartida. Y aunque no ha profundizado en los detalles, sí indica que tanto Control como Alan Wake les pertenece, por lo que pueden hacer lo que quieran con cualquiera de estos títulos.

La decisión se encuentra actualmente en sus manos

Control | Remedy

Remedy tiene todos los derechos sobre Alan Wake y Control, mientras que Quantum Break sigue manteniéndose entre las propiedades de Microsoft y exclusivo de Xbox One. Pero esto no es un impedimento para que la compañía ponga en marcha sus planes bien marcados. El director indica que, cuando crean un universo de juegos, tienen mucho cuidado al pensar en ello, no solo los unen. Están intentando que todos sus juegos tengan una continuidad, como si pudieran verse como algo compartido.

De este modo, quieren que la comunidad trabaje y reconstruya la historia, no quieren decirles lo que es, sino que quieren que sea el propio jugador el que lo descubra. Por supuesto, quieren que las personas sientan que depende de ellos tomar esto y llegar a sus propias conclusiones, teniendo muchas cosas para unir en esta experiencia. Control está disponible en PC, Xbox One y PlayStation 4.

Publicidad