La gran batalla de la nueva generación de consolas se iniciará a finales de este mismo año, cuando lleguen al mercado prácticamente al mismo tiempo las consolas PlayStation 5 y Xbox Series X, las nuevas máquinas dedicadas a videojuegos de Sony y Microsoft respectivamente. Estas dos grandes editoras siempre compiten en cada generación, siendo Nintendo la única que parece seguir un camino diferente -tanto en el tiempo como en el tipo de consola-.

Por el momento todas las apuestas están con PS5, lo que es natural, ya que su antecesora es la única consola de la actual generación que ha logrado romper la barrera de los 100 millones de unidades vendidas. La base de jugadores es buena, la base promocional es muy buena, y muchos jugadores optarán por continuar con la marca PlayStation. Quizás por ello los desarrolladores también prefieren un poco más a PS5 que a su rival, Xbox Series X.

Una encuesta realizada por la Game Developers Conference, organismo encargado de organizar la reunión de profesionales de la industria más grande del año, muestra claramente que existe una preferencia hacia PS5. La GDC encuestó a más de 4.000 estudios preguntando si su actual proyecto iba a ser para PS5 o Xbox Series X: el 11% indicaron PS5 y el 9% indicaron Xbox Series X.

Xbox Series X | Microsoft

Pero si hablamos de planes de futuro, la división entre consolas es aún mayor. El 23% de los encuestados indicando que su próximo proyecto estaría en PlayStation 5, pero sólo un 17% de los encuestados indicó que su próximo proyecto estaría en Xbox Series X.

Por supuesto, las ventas y características de las consolas marcarán el futuro, y Xbox Series X podría terminar por delante de PS5 si lo hace realmente bien durante su vida útil.