Los juegos físicos están heridos de muerte, al menos como formato para el gran público. Sigue habiendo mercado para las ediciones especiales, ediciones de lujo para coleccionistas y fans, pero para el público general la elección está clara, los juegos digitales son más prácticos: puedes descargarlos y empezar a jugar desde el minuto 1 y no ocupan espacio.

No lo decimos nosotros, lo prueban datos como los aportados por Capcom en su reciente reunión con inversores esta semana; la conocida compañía japonesa ha desvelado que aproximadamente un 80% de las ventas de sus juegos han sido digitales durante el pasado año fiscal (recordemos, cuando llegaron al mercado éxitos como Resident Evil 2 Remake). Las previsiones de Capcom para este 2020 van incluso más allá, pronosticando que incluso puedan llegar a un 90%.

El cambio de un modelo a otro se está produciendo más rápido de lo esperado para Capcom, que el año pasado reportaba un 53% de ventas digitales y todo indica que los japoneses no son los únicos del negocio que están viviendo este nuevo panorama. Parece que estamos más cerca que nunca de ese temido momento en el que algunos grandes lanzamientos empiecen a descartar la versión física.

 

Por supuesto, la pandemia global de este 2020 tiene mucho que ver en la aceleración de este proceso de salto de lo físico a lo digital, pero no nos equivoquemos. Los datos proporcionados por Capcom pertenecen al periodo fiscal que justo concluye en marzo de 2020, antes de los confinamientos en todo el mundo, como apunta el conocido analista Daniel Ahmad.