Cuando hablamos de videojuegos solemos referirnos a la jugabilidad, pero dado el alto componente cinematográfico de muchos de ellos es imposible no tener en cuenta también la trama. Son muchos los juegos que cuentan con un guión y personajes muy trabajado. No obstante y como ocurre en el cine, nadie está libre de los agujeros de guión. Por supuesto, los spoílers campan a sus anchas.

Uno de los casos más sonados es Assassin’s Creed. Durante sus dos primeras entregas numeradas pudimos conocer la historia de Desmond, un descendiente de los Asesinos. Los Antiguos Dioses, según el lore del propio juego, no podían entrar en contacto con estos Asesinos. O al menos eso creíamos. En AC: Brotherhood el propio Desmond mata a otra Asesina, Lucy, bajo la influencia de la diosa Minerva. No sabemos si Ubisoft quería quitarse de encima la trama del personaje o bien apostar por futuras historias completamente nuevas, pero el agujero de guión es más que obvio.

Pasamos a Metal Gear Solid IV: Guns of the Patriots. Durante uno de los momentos más importantes del videojuego, Snake decide atravesar un pasillo plagado de radiación. Puede que se trate de un momento muy emotivo, pero ¿no hubiera sido mejor que Rayden se encargará de la misión? A fin de cuentas, él podría haberlo cruzado sin problemas y sin recibir daño alguno. Es una secuencia épica, de acuerdo, pero cogida con pinzas.

Metal Gear Solid IV | DefconPlay

Final Fantasy VII es uno de los juegos más queridos por los amantes de los JRPG. Posiblemente el momento más icónico de toda la saga sea la muerte de Aerith. Pero, ¿sabías que ésta podría haberse evitado? Durante el juego estamos casi obligados a llegar todo tipo de pociones para resucitar a los aliados caídos en los últimos compases de la aventura. Dicho esto, ¿por qué Cloud no resucita a Aerith tras su muerte? Sin duda la historia hubiera sido muy diferente.

Uno de los agujeros de guión más famosos es el referente a The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Es conocido como la Paradoja del Cantar de las Tormentas. En el juego, como Link adulto, si visitamos Pueblo Kakariko encontramos a un hombre frente al pozo. Bastante enfadado, nos dice que hace siete años un niño dejó el pozo sin agua. ¿Cuál es el problema? Que este personaje nos enseña la canción para cambiar el tiempo, aún sabiendo que está hablando con la versión adulta de aquel niño que dejó el pozo seco. Un error al que muchos han tratado de encontrar una explicación lógica sin éxito.