Pokémon es una de las franquicias más rentables del mundo. Cualquier cosa relacionada con la marca genera millones de euros. Desde películas, pasando por merchandising y por supuesto videojuegos. Establecida como una saga para todos los públicos es aún más fácil que cualquier persona independientemente de su edad disfrute de ella. Pocos son los que pueden resisterse, al menos una vez en la vida, a convertirse en entrenadores Pokémon.

Uno de los aspectos más destacados de Pokémon es el diseño de las criaturas. Desde la primera generación hemos encontrado centenares de Pokémon, a cada cual más original que el anterior. Pero a pesar de que su diseño pueda resultar simpático a simple vista, en algunos casos se rumorea que este no es casual, estando ligado a un terrorífico acontecimiento. No hablamos en esta ocasión de leyendas urbanas, sino de descripciones reales y oficiales que podemos encontrar en la Pokédex.

Hay varios Pokémon que entrarían en esta lista. Uno de ellos es por ejemplo Yamask. Se dice que este Pokémon representaría las almas de humanos sepultados en tumbas y que han adquirido tan peculiar forma. Cofagrigus va mucho más allá. Su aspecto recuerda al de un sarcófago sin ir más lejos. Esta criatura engulle a todo humano que se le acerca, momificándolo después.

Yamask | The Pokémon Company

Si hay un Pokémon que se ha hecho mundialmente famoso en lo que a leyendas urbanas de la saga se refiere, ese es Mimikyu. Un auténtico misterio y que está relacionado como un investigador que trató de mirar dentro de un saco, recibiendo literalmente un susto de muerte. según puede leerse en la pokédex. Phantump tampoco se queda atrás. Tal y como reza la descripción de la Pokédex, ‘son almas de niños que pasaron a mejor vida tras perderse en el bosque y se convirtieron en Pokémon al habitar en un tocón’.

Terminamos con Drifloon, otro de esos Pokémon de característico diseño y cuyo trasfondo también es de lo más peculiar. Esta criatura está formada por los espíritus de personas y Pokémon. Le encantan las estaciones húmedas. Se dice que es como un hito que guía a las almas. Los niños que sostienen un Drifloon a veces desaparecen sin más.