Al contrario que en el cine, cuando en los videojuegos pensamos en villanos generalmente se nos viene a la cabeza personajes que se dedican a raptar princesas o tomar pequeños grupos de rehenes. Algo a lo que nos han acostumbrado sagas como Super Mario o The Legend of Zelda, pero que en los últimos años ha evolucionado de manera considerable, con personajes mejor construidos.

Mass Effect, Portal o incluso la franquicia Borderlands han dejado villanos que pondrían a la altura del betún a muchos de los malvados personajes que vemos en la gran pantalla. A continuación encontrarás unos pocos, tal vez los más relevantes de los últimos años. Eso sí, mucho cuidado pues se harán pequeños destripes de la historia.

Comenzamos por el que sin duda es uno de los más representativos de la maldad como tal, un villano de los pies a la cabeza: El Hombre Ilusorio. Perteneciente a la saga Mass Effect, este personaje y al que da voz Martin Sheen salvó a Shepard de la muerte. Propietario de una enorme corporación de dudosa finalidad para la humanidad, no tardó en utilizar a nuestro protagonista para su propio beneficio y con ello acabar con la raza humana y el resto de las especies de la galaxia.

GlaDos de Portal | Valve

No te dejes engañar por el aspecto de Borderlands pues la saga de Gearbox esconde personajes y momentos de claro corte adulto. Uno de ellos lo encontramos en la segunda parte numerada de la franquicia y con Jack El Guapo como villano. Psicópata y genocida a partes iguales, el bueno de Jack es una auténtica máquina de eliminar todo lo que encuentra a su paso y dicho sea de paso, con un peculiar sentido del humor.

La saga Portal se convirtió por sorpresa en una de las marcas más queridas de Valve. Con Portal 2 la compañía ofreció un título más redondo a todos los niveles, incluyendo un villano a la altura. Con Glados, Valve nos dejó el que a nuestro juicio es uno de los personajes más icónicos de los videojuegos. Hace gala de todo tipo de chascarrillos, además de contar con una personalidad extremadamente retorcida e impredecible. Elementos que juegan a favor del título y nos sorprenden constantemente en forma de situaciones de lo más variadas.