A nadie se le escapa a esta alturas que 2020 será un año muy importante en el sector de los videojuegos. Y es que se espera que tanto PlayStation 5 como Xbox Scarlett, las dos próximas consolas de nueva generación de Sony y Microsoft respectivamente, lleguen al mercado o, al menos, sepamos mucha más información sobre las mismas. De hecho, hasta el momento se sabe que contarán con discos duros SSD, serán compatibles con ray tracing y ambas montarán CPUs Zen 2 de AMD.

En una entrevista para Gamingbolt, los desarrolladores de Tower Five, responsables de Lornsword: Winter Chronicle, han querido dar su punto de vista sobre el hardware de próxima generación. Cuando se les preguntó sobre PS5 y su CPU Zen 2, estos respondieron que ayudará en gran medida al desarrollo del juego, debido a que los cuellos de botella actuales no surge de la GPU, sino de las limitaciones de la CPU (al menos en el tipo de juegos que ellos hacen). Comentan que si queremos simulaciones más precisas, incluso técnicas de renderizado más avanzadas, se necesitan CPUs más rápidas.

CPU Zen 2 | AMD

Sin embargo, aún hay algo que preocupa más al estudio. Para Tower Five el mayor desafío sigue siendo el subproceso múltiple, es decir, poder usar todos los núcleos de la CPU. En la actualidad es más fácil ejecutar su código en un solo núcleo, aunque solo estén usando una fracción de lo que el hardware es capaz de hacer. "Tener un motor de juego y scripts lógicos que sean capaces de usar 6 o 7 núcleos, al mismo tiempo, completamente, en paralelo, es un verdadero desafío técnico e incluso científico".