Si eres un apasionado de los videojuegos, seguramente alguna vez te hayas preguntado hasta qué punto es complejo crear títulos del calibre de God of War o The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Incluso los juegos más pequeños y de carácter independiente también tienen un duro trabajo detrás. Ese es el caso de Terraria o del exitoso Minecraft. Sea como fuere, debes saber que para entrar de lleno en la industria del videojuego tienes un amplio repertorio de opciones, no necesariamente ligadas a la programación.

Por ejemplo, si tu vocación es la música pero también los juegos, ser compositor para diversos proyectos es un camino completamente válido. Óscar Araujo es uno de los casos más famosos en España, pero a nivel internacional también tenemos otros que han logrado un éxito muy importante como Koji Kondo o Akira Yamaoka. Una licenciatura en Música o Producción Musical son tus mejores salidas para este campo.

Los artistas son otra de esas profesiones a día de hoy en los videojuegos. De ellos depende el trabajo que vemos en pantalla en lo que a personajes y mundos se refiere, bien hablemos de entornos 2D o 3D. En este campo también entra la faceta de la animación. Diseño gráfico, animación, diseño multimedia o más directamente diseño de videojuegos son titulaciones perfectas.

Videojuegos | Archivo

Los programadores son por definición los más vinculados a la industria del videojuego. Figuras tan ilustres como John Carmack, padre de DOOM, se dedicaron en cuerpo y alma a ‘picar código’ para dar lugar a tareas tan complejas como la programación del motor y la inteligencia artificial, entre otras especialidades. En este sentido la ingeniería en Informática es tu camino.

Pero no todos los trabajos exigen estar frente al ordenador y utilizar complejos programas. Los estudiantes de letras también tienen su hueco en los videojuegos. Hablamos de los guionistas, también una pieza clave tanto en los proyectos grandes como pequeños. De ellos depende que los personajes y su universo tengan coherencia con la trama propuesta. Una licenciatura en Artes Visuales o Cine, así como en Comunicación Audiovisual o Literatura te pondrán las cosas más fáciles a la hora de trabajar como guionista de videojuegos.