Análisis:

Análisis:

Los Sims 3

Os mostramos nuestra opinión acerca de la nueva edición de Los Sims 3 para Nintendo 3DS.

Los Sims han sido unos visitantes recurrentes en el mundo de las videoconsolas. Eso sí, siempre con menos posibilidades y, por supuesto, con una calidad algo más ajustada que la que encontrábamos en las versiones originales de PC.

Y, bueno, esto fue así hasta que estas navidades el concepto social hecho videojuego se paseó por Playstation 3, Xbox 360, Nintendo DS y Wii con Los Sims 3.

Los Sims 3 nos permiten crear nuestro Sim a nuestra imagen y semejanza haciéndonos una foto

La edición consolera nos ofrecía todo el motor que uno espera encontrar en un juego de PC, pero con el aliciente de poder jugar en una consola. Además, con las nuevas posibilidades de descarga online, abre las puertas a la multiexpansión de contenidos, algo que, sin duda, EA no pasó por alto antes de dar el visto bueno a la conversión.

El único problema, o el más grave, era simplemente que, pese a que las versiones de sobremesa eran más que correctas, las portátiles se quedaban en un conjunto de buenas intenciones, nada más. Y es que, como no podía ser de otra forma, la verdadera versión portátil del juego de Will Wright estaba aún por llegar.

Ahora, con Nintendo 3DS en nuestras manos, y sin temor a equivocarnos, podremos confirmar que nos encontramos con Los Sims de bolsillo definitivos: Los Sims 3 en 3D.

Lo primero que llama la atención a la hora de poner el juego es que utiliza perfectamente las posibilidades del reconocimiento facial de la consola. Al igual que el generador de Miis, Los Sims 3 nos permiten crear nuestro Sim a nuestra imagen y semejanza haciéndonos una foto. Por supuesto, las limitaciones marcadas por el propio editor de personajes hacen que no podamos afinar mucho en el modo cámara. Pero, bueno, como decimos, eso es algo que viene dado por el pobre editor de personajes incluido en el juego.

Una vez tengamos nuestro personaje, tendremos que vivir. Y para hacerlo, deberemos comprar casa, satisfacer las necesidades básicas de nuestro personaje, dejar que se expanda por el mundo, que se relacione, que mejore socialmente, que cambie de trabajo, que cambie de casa, que busque diferentes formas para decorar su hogar… Y todo mientras juegas a ser un Dios alterando la suerte y la desdicha de tu personaje. ¡Hasta puedes hacer que el mundo sufra temblores meneando la consola!

Nos encontramos con la mejor versión de este juego que se ha visto en una consola portátil

Las posibilidades del juego son altas. No se ven demasiado mermadas por estar funcionando bajo una consola portátil. Además, el modo de presentar la información en pantalla, con una vista clásica en la superior, y una vista de planta, con funciones y menús en la inferior… En general, el juego es cómodo. Los gráficos en 3D no son nada del otro mundo. No nos ofrecen un espectáculo sin parangón y, comparados con otros juegos que se han lanzado para la nueva consola de Nintendo, incluso se quedan algo sosos. Tampoco podemos decir que estén todos, absolutamente todos los detalles que componen Los Sims 3 en su versión de PC. Sin embargo, teniendo en cuenta todos estos aspectos, sí es cierto que nos encontramos con la mejor, de lejos, versión de este juego que se ha visto en una consola portátil en mucho, mucho tiempo. Además, con todas las posibilidades brindadas por el modo StreetPass de la consola, la diversión queda multiplicada en esta edición. Y es que, no hay nada más divertido que abrir la consola entusiasmado cada vez que vuelves a casa, para comprobar qué has intercambiado con otros usuarios por pasar a su lado.

En definitiva, no son Los Sims definitivos. Pero para esos ratos en los que no puedes estar delante del PC, es una opción ideal. Nos permite probar nuestro juego preferido, con bastante acierto, y de una forma realmente cómoda.

Eso sí, sería genial que se incluyesen más y mejores opciones de personalización en el editor, porque encontramos fallos enormes en este aspectos, como que sólo haya un tipo de calva y que esta se quite cuando nuestro Sim está bañándose o en pijama, como si estar calvo fuese una opción de vestuario y no parte de nuestra fisionomía.

Víctor Sánchez | Madrid | 13/04/2011

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.