En la Universidad Kaen de Tailandia se han llevado sin lugar a dudas una de las más gratas sorpresas en el panorama del gaming. Un torneo organizado por la citada universidad ha tenido como vencedores a un equipo formado nada más y nada menos que por monjes budistas.

Por todos es sabido la estricta educación de los monjes así como las duras sesiones e infinidad de horas a la semana que pasan desde meditando, estudiando o metidos de lleno en la enseñanza. No obstante, nada ha impedido que un joven grupo de monjes haya sido picado por el gusanillo de los eSports.

Fue precisamente una escuela que entrena a monjes budistas, Balee Sathit Suksa, quienes abrió las puertas a estos jóvenes. Atraídos por los dispositivos móviles y los juegos, plataforma en la que se disputó el torneo, mejoraron sus habilidades día tras día. ‘Querían intentar participar en la competición, así que les dimos esa oportunidad. Nadie esperaba que fueran a ganar”, dijo el encargado académico del colegio y también monje Kokkiad Chaisamchareonlap.

Tal y como destaca el propio coordinador, gracias a las de informática los monjes pudieron descubrir el mundo de los eSports. ‘Queríamos darles a los estudiantes esa oportunidad. Muchos de ellos vienen de familias pobres u hogares rotos’, añadía. Eso sí, parece que Balee Sathit Suksa no fue la única escuela religiosa en enviar estudiantes a competir. No cabe duda de que los eSports llegan a todas las partes del mundo.