Hasta la fecha los únicos datos oficiales que tenemos de PlayStation 5 pertenecen a lo relacionado con su arquitectura. Mark Cerny e ingeniero de PlayStation confirmaba hace unos meses que la próxima consola de Sony se decantará por un procesador AMD Zen 2 además de una tarjeta gráfica también de la misma compañía y perteneciente a los más actuales modelos. Se suma también un disco SSD, una de las grandes claves de PlayStation 5 y que ya hemos podido ver en acción, reduciendo increíblemente los tiempos de carga de los videojuegos.

Hasta el lanzamiento de PlayStation 5 en 2020, ¿cómo funcionarían los videojuegos en un sistema equipado con los mismos componentes que la siguiente máquina de Sony? Austion Evans nos ha sacado de dudas a través de un más que interesante vídeo publicado en su canal.

En él ha construído como ya estaréis imaginando su propia “PlayStation 5”. Mientras que elementos como la carcasa y por supuesto el mando sigue dejándolos en manos de Sony, Austin ha creado un ordenador con los mismos componentes ya confirmados por la compañía japonesa y poniendo a prueba por supuesto su rendimientos en varios juegos.

 

El equipo está compuesto por un procesador AMD Ryzen 7 3700x, una tarjeta gráfica Radeon RX 5700, ambos componentes recién llegados al mercado en sus respectivas categorías. Por otro lado, Austin también montó un disco SSD Aorus NVMe Gen4, 16 GB de RAM DDR4 y el sistema operativo Windows 10.

En lo que al rendimiento se refiere hay que tener en cuenta que hablamos de juegos con al menos un par de años a la espalda. Si nos centramos en números, el resultado obtenido es más que espectacular, soportando una resolución 4K y moviéndose por encima de los 100 fps en juegos tan exigentes como Metro Exodus o The Witcher 3: Wild Hunt. Austin destaca que incluso el equipo sería capaz de ejecutar juegos a resolución 8K, una de las grandes propuestas tanto de Sony como Microsoft para la próxima generación.