La historia del usuario @thankunext327, Dorothy, ha sido una de las más destacadas de Twitter en los últimos días, alcanzando cotas virales como pocas veces hemos visto en el castigo de una madre a su hijo. Un castigo que comenzó a principios del presente mes cuando la propia usuaria escribía en su perfil de Twitter que su madre le había confiscado el móvil.

“Os echaré mucho de menos. Mi madre tiene mi teléfono. Estoy llorando. Adiós”, relataba en un ‘dramático’ mensaje en la red social; mensaje que por cierto escribió desde su Nintendo 3DS. Si bien pudiera parecer que @thankunext327 tenía una vía de escape para estar en contacto con sus seguidores de Twitter, pronto llegarían las malas noticias, tanto para él como para ellos: su madre se enteró de que usaba la consola de Nintendo para enviar tuits.

 

“He visto que Dorothy ha estado usando Twitter desde su Nintendo. Esta cuenta será cerrada ahora”, escribía la madre desde la cuenta de la red social de su hija. Sin móvil y sin Nintendo 3DS, Dorothy se las tendría que ingeniar para usar Twitter. Aunque no le faltaban varios ases bajo la manga. El primero de ellos fue recurrir a WiiU, la anterior consola de sobremesa de Nintendo.

Al igual que con Nintendo 3DS, Dorothy empleó la máquina de Nintendo para estar en contacto con sus amigos y seguidores a través de Twitter. “Hola, mi madre ha cogido mi teléfono y Nintendo 3DS, así que no tengo otra elección que usar mi WiiU. Gracias a todos por el apoyo y amor. Responderé a los mensajes y os seguiré cuando tenga una conexión más estable a Twitter. Adiós”; escribía desde la consola de Nintendo. Más tarde añadiría, “hey chicos, mi madre se ha ido a trabajar, estoy buscando mi teléfono, deseadme suerte, os quiero”.

 

Aunque la misión de encontrar el móvil no dio resultado, Dorothy puedo descubrir dónde estaba su Nintendo 3DS, pero la alegría duraría poco, sería descubierta. Eso sí, a Dorothy todavía le quedaba una última oportunidad: la nevera. “No se si se va a publicar el tweet, pero estoy escribiendo desde el frigorífico después de que mi madre confiscara todos mis aparatos electrónicos de nuevo”. La usuaria se las ingenio para utilizar el frigorífico inteligente de su casa para enviar tweets. Fue a partir de este momento cuando los mensajes, tanto nuevos como previos, de Dorothy se hicieron virales. Hasta la propia marca de frigoríficos que usa su familia apoyo a la usuaria con el hashtag #FreeDorothy y con el que desde Twitter mostraron su apoyo. Incluso el perfil oficial de la red social y que cuenta con más de 56 millones de seguidores se ha sumado a la causa. La repercusión del caso de Dorothy ha llegado nada más y nada menos que hasta las televisiones. Por supuesto, no faltaron los comentarios ingeniosos como por ejemplo: “Nos estamos preguntando si su madre también le confiscará el frigorífico”.

 

En las últimas horas Dorothy escribió en su perfil de Twitter que “mi madre me dará el móvil sólo si borro de manera permanente esta cuenta, así que adiós. Os quiero a todos”. ¿Cómo terminará finalmente la historia?