La locura en tus manos

La locura en tus manos

Analizamos Borderlands 2 para PS Vita

Borderlands 2 llega a PS Vita con prácticamente todos los ingredientes que hicieron grande a su versión para PS3, Xbox 360 y PC.

Es muy curioso lo que sucede con las consolas portátiles. Cada vez tienen más potencia, cada vez son capaces de mostrar mejores imágenes, juegos más espectaculares. Y cada vez nos encontramos con títulos basados en enormes franquicias que no valen un pequeño pimiento al verse en la pequeña pantalla. En el caso de PSVita nos encontramos con un buen puñado de estos ejemplos. Franquicias como Uncharted, Resistance, Call of Duty, Assassin’s Creed o Killzone han pasado por esta pantalla, con resultados no excesivamente afortunados. Y eso que la consola da para mucho. Aunque da la sensación de que se eligen estudios menores para estos proyectos. Como si el título fuese de por sí el único motivo real para comprar el juego. Sin valorar que, si todos estos juegos están donde están, es porque realmente fueron buenos.

En el caso de los Cross Play, juegos que son lanzados para PS3 y PS Vita simultáneamente, encontramos la respuesta a nuestras plegarias. Estos juegos, que son prácticamente iguales para la consola de sobremesa que para la consola portátil es donde se ve realmente si existe alguna diferencia.

En el caso que hoy nos trae aquí, Borderlands 2, encontramos algo similar.

El juego nos ofrece algunas de las características más interesantes del mundo Cross Play, como salvar las partidas en la nube, para que podamos continuar en nuestra PS3. Ahora bien, no incluye una opción Cross Buy, para que los usuarios de PS3 que ya pagaron por el juego puedan conseguir esta nueva entrega, como sí sucede con otros juegos de Sony.

Planteado este problema, podemos proseguir.

Un juego loco, con mucha mala leche y que ofrece algunas de las mejores lineas de diálogo de los últimos años

Borderlands 2 para PSVita es un fiel reflejo en muchos aspectos de lo que vimos en su momento en PS3, Xbox 360 y PC. Un action RPG frenético, con muy mala leche, en el que, pese a no encontrar algo remotamente similar a un guión digno, sí que encontramos algunos de los diálogos o frases más ingeniosas y mejor escritas de los últimos tiempos en un videojuego. Cabe decir  en este aspecto, que agradecemos enormemente el esfuerzo de recuperar íntegramente el magnífico doblaje al castellano de su hermano mayor.

En el juego podremos elegir diferentes clases, según cómo queramos jugar. Para ello podremos elegir entre un Asesino, Soldado, Sirena y un GunZerker. El primero es más de contacto cuerpo a cuerpo; el segundo un personaje medio con habilidades de disparo más avanzadas, la tercera una especie de “mago” de rol clásico con habilidades tecnológicas y el último, el tanque del grupo, especialista en armamento pesado. Cada uno de ellos, además de las habilidades de combate típicas, tendrá sus poderes especiales, así como todo un árbol de habilidades que poder modificar según vayamos avanzando.

Como veis, nada que no encontremos en juegos como un Diablo.

También como el juego de Blizzard encontramos un sistema de misiones principal y secundario en el que poco o nada importa lo que estemos haciendo. Se nos pedirá que vayamos por el mapa matando grupos de personajes, recogiendo objetos o lo que sea. Nuestra misión será ir de un punto A al punto B matando todo lo que encontremos y, una vez hecho, que volvamos al punto A para recibir las recompensas de turno. Cambiaremos de arma cien veces, recogeremos miles de cartuchos de munción, los gastaremos…

El juego es frenético y está lleno de misiones secundarias, todas con ese toque Mad Max 2 que tanto nos gustó en la primera entrega. Divertido a rabiar y tan alocado que es prácticamente imposible no amarlo.

Ahora bien, de todo esto hablaríamos si el juego fuese nuevo. Ahora vamos a lo importante. ¿Cómo le sienta ser un nuevo juego de portátil?

Lo más importante, que serían los gráficos, queda perfectamente resuelto: es un juego con acabados muy chulos, pero cellshadeados. No hace falta demasiado motor para moverlos. Pero, por otro lado, el juego es condenadamente rápido. Es una experiencia tan vertiginosa, que pese a la aparente simpleza de su diseño, la máquina tiene que estar al servicio de un juego mucho más grande de lo que aparente. Eso hace que en muchas ocasiones, veamos algunos saltos en la imagen, como si tuviese problemas con el framerate. No es nada alarmante, se juega bien en ese sentido. Pero se ve que no está depurado al cien por cien para la máquina.

En cuanto al control encontramos otra vez el problema que en otros shooters anteriores para la máquina. Es complicado dar el cien por cien en un juego tan ágil con unos controles que pueden llegar a resultar incómodos. En todo momento tendremos que estar forzando la posición de las manos para sustituir los botones L3 y R3 por la pantalla táctil trasera, así como los L1 y B2 por espacios de la delantera. En otros juegos el uso de la pantalla trasera es anecdótico, pero en este juego corresponde a las funciones de correr y ataque cuerpo a cuerpo, por lo que es indispensable en todo momento. Eso, sumado a la enorme de cantidad de información que aparece en los menús, que en una pantalla tan pequeña, puede resultar incómodo, hace que la sensación sea algo agridulce.

Por otro lado, el juego online es, bueno, decir indispensable en un caso como éste es quedarse corto. La experiencia de jugar con un amigo, de hacer el loco, el cabra, con otras personas, es realmente lo que le da el toque supremo a este título.

Evidentemente, las posibilidades de PS Vita en este aspecto, son prácticamente las mismas que ofrecería una PS3. La plataforma es la misma y el juego es el mismo. Podremos, por lo tanto, hacer cooperativos o liarnos el plan puteo con el las otras versiones. Sin embargo, también le falta un algo. Tal vez sea un sistema menos estable para la conexión online, pese a que ofrece opciones de chat de voz y de conexión 3G, para poder seguir jugando estés donde estés.

Sinceramente, como sustituto único del juego origina no nos ha parecido lo suficientemente válido. Aunque, al tratarse de un juego amplio, con muchas cosas que hacer, pequeñas o grandes, y gracias a la posibilidad de cross save, encontramos que puede resultar interesante si se quiere compatibilizar con la versión de PS3. Fuera de estos márgenes, su control y su rendimiento son ligeramente incómodos. Y es un juego demasiado exigente en cuanto a horas de duración se refiere, como para que decidas que sea la única plataforma en la que jugarlo. Aunque, todo esto es algo que los que conozcan el juego y la consola ya deberían saber.

 

 

Víctor Sánchez | Madrid | 05/06/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.