VIDEOANÁLISIS

VIDEOANÁLISIS

One Piece Unlimited World Red

Nos llega lo último en manga anime: el último videojuego de la serie One Piece, uno de los mayores hitos del género en estos momentos.

Los fans del magna en general, y de One Pice en particular, pueden estar contentos porque llega un nuevo videojuego con la banda del sombrero de paja como protagonista. Un nuevo título en el que veremos todos los elementos básicos de la serie: aventuras, humor y muchos, muchos personajes protagonistas, antagonistas o simples meritorios. Incluso algunos especialmente creados para la ocasión, para regocijo de los mayores fans.

El juego está dividido en tres fases completamente diferenciadas: exploración en la ciudad, combates y coliseo.

En la primera parte, la más pausada y tranquila, podremos ir mejorando la ciudad y evolucionándola para poder aprovechar y conseguir más ítems y mejoras que podremos utilizar en el combate.

En los combates es donde avanzaremos en el argumento, acabando con enormnes huestes de enemigos, así como con algunos final bosses y, también, es donde conseguiremos rescatar a nuestros amigos d ela banda del sombrero rojo (que iremos desbloqueando para poder usar más adelante). También es donde encontraremos los recursos para mejorar el pueblo.

El último modo, coliseo, nos servirá de práctica para echar una partida rápida contra nuevas oleadas de personajes.

Este nuevo juego de Bandai Namco nos ofrece los clásicos elementos que debe tener una serie de estas características: una representación fiel del manga/anime original, muchas referencias para los fans y toda la diversión que pueda contener un videojuego.

La forma de mostrar el mundo de One Piece es realmente espectacular. Aunque venimos estando acostumbrados a cómo se ven los videojuegos basados en mangas, cada vez más fieles a las líneas estéticas de los dibujos animados, no deja de ser impactante cada vez que volvemos a comprobar que el nivel mejora y mejora con cada nueva entrega.

La historia y los personajes, con una estrecha colaboración con el creador de One Pice, Eiichiro Oda, no han más que enriquecer la experiencia para los amantes de la serie.

Por último, que realmente es lo más importante, como juego, cumple lo suficiente. Es un juego de estilo Dinasty Warrior, con oleadas y oleadas de enemigos y jefes finales. No ofrece una jugabilidad demasiado variada, ni abierta. Estos juegos, personalmente, terminan resultándome repetitivos y, en muchas ocasiones, cansinos. Sin embargo, los otros dos puntales de este juego, gráficos y fidelidad al manga, más que probablemente, suplan sus carencias para la gran mayoría de su público potencial.

Víctor Sánchez | Madrid | 13/07/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.