La realidad virtual es una de las tecnologías que mejor acogida ha tenido en lo que vamos de 2016. A día de hoy podemos disfrutar de una amplia variedad de dispositivos tanto en PC, móviles y por supuesto consolas que nos sumerjan en experiencias que de otra manera sería imposible en la realidad, nunca mejor dicho.

No obstante, dicha tecnología no sólo es un entretenimiento para los más jóvenes y no tan jóvenes, sino también uno de los tratamientos para combatir una de las peores enfermedades de nuestro tiempo: la demencia senil.

Paisaje | One Caring Team

Sonya Kim es una médico de San Francisco que precisamente está llevando a sus pacientes con la mencionada enfermedad un tratamiento basado en el uso de la realidad virtual. Precisamente su programa de terapia, Aloha VR, permite a sus usuarios vivir una gran variedad de momentos, pasando por el relax de una estancia apacible hasta una isla tropical.

Wii fue capaz de llevar el ejercicio físico al salón de nuestra casa utilizando los videojuegos, algo similar ocurrió con Kinect en Xbox 360; pero con la realidad virtual se puede ir paso más allá gracias al nivel de inmersión que genera la tecnología. La compañía de Kim, One Caring Team, se dedica a ofrecer un servicio individual a sus diferentes pacientes con el que tratar la demencia.

Sonya destacó un caso que ocurrió durante una de las sesiones y en las que un paciente masculino con demencia se mostraba constantemente nervioso, encorvado y que incluso durante las terapias grupales optaba por mantenerse alejado en un rincón. Una vez tuvo la ocasión de experimentar la realidad virtual, el anciano mejoró notablemente su autoestima. “Su mujer estaba muy emocionada ver que la terapia con realidad virtual había sido capaz de traer la felicidad y alegría a su marido. Fue una gran transformación, siendo capaz de ¡cantar y bailar!”, comentaba Kim.

El creador de Second Life escanea el cerebro de su mujer con realidad virtual | UCSF/UCSD

No ha sido el único caso de la doctora que ha logrado un gran éxito. Desde entonces, y gracias a la aplicación de la realidad virtual, Sonya ha recibido todo tipo de mensajes de familias agradecidas por la increíble mejora vista en sus familiares. Pero, ¿cómo consigue funcionar la realidad virtual en pacientes con depresión y demencia?

Tal y como indica la propia Kim, “creo que la realidad virtual reactiva ciertos caminos neuronales en los pacientes, otros tienen caminos latentes, y creo que al poder tener algo delante de ellos - un paisaje, una estancia, etcétera - sin ningún tipo de distracción les ayuda”.

Simulador de realidad virtual | No solo manga

La siguiente meta para Kim y su equipo en One Caring Team junto al programa Aloha VR es recaudar dinero con el que expandir la experiencia, hacerlos más rentables y por supuesto trabajar junto a otras organizaciones, llevando así su tratamiento al mayor número de países posible.