Los juegos japoneses nos llevan desde a meternos de lleno en aventuras de gran calibre como JRPGs, interesantes propuestas deportivas, títulos de plataformas pero también ofreciendo la cara más polémica de una sociedad que sin lugar a dudas sigue generando debates a día de hoy en torno a algunas de sus más controvertidos gustos para con la sociedad.

Hablamos de esos videojuegos japoneses en los que, interpretando a un hombre ya entrado en años, tiene a su disposición un amplio repertorio de jovencitas con las que flirtear. El último caso lo encontramos en la realidad virtual, un título que responde al nombre de Summer Lesson.

Su polémica llega no sólo por el papel que interpretamos, el de un profesor de clases particulares, sino también por a quién debemos de instruir: jóvenes alumnas que, en menos que canta un gallo, no dudarán en insinuarse, realizar todo tipo de sugerentes gestos frente a nosotros y en definitiva cumplir una de las fantasías de los hombres japoneses: Chicas sumisas y de menor edad que ellos.

¿Qué opináis vosotros? ¿Creéis que este tipo de videojuegos deberían llegar al mercado o por el contrario el bagaje de la industria en los últimos años debería de hacer algo al respecto?