No han sido pocas las veces que en Defconplay hemos hablado de casos de adicción a los videojuegos, pero desde luego la que nos ocupa hoy es uno más de los ejemplos que pueden hacer que nuestra vida dé un giro de 180º si no sabemos controlar por un videojuego sea en la plataforma que sea.

Viajamos hasta Reino Unido para conocer a Darren Thorpe de 50 años y Lesley de 54 años. Ambos se conocieron en 2002 y se casaron felizmente en 2014; salvo cuando apareció en la vida de Lesley un juego llamado Candy Crush y la relación de ambos comenzó a ir sin frenos y cuestabajo.

Lesley | The Sun

“Mi esposa pasaba todo el día jugando a videojuegos en su móvil. Intenté buscar el que hablaremos de diferentes cosas, salir, pero siempre discutía. Llegó a un punto en el que no hablábamos”; explicaba Darren en torno a la fijación de Lesley con Candy Crush.

La relación finalmente terminó en divorcio cuando el propio Darren exigió al juez querer separarse de su mujer al no poder convivir de manera normal con ella. Hechos que a ella parecían no afectarle lo más mínimo, llegando a confesar que “me he dado cuenta que no le quiero. Admito que mi adicción a Candy Crush nos ha distanciado, pero ¿y qué?”.

Imagen no disponible | Atresmedia

Lesley declaró en una reciente entrevista para el medio The Sun que “antes de que internet llegara a sus móviles tenían una gran relación. Pasábamos mucho tiempo juntos, viajábamos, realizábamos fotos de nuestros viajes y las subíamos a Facebook; pero fue aparecer Candy Crush y todo eso terminó”.

Operado de urgencia por ser adicto a Candy Crush

Increíble pero cierto, la adicción de un jugador del estado de Virgina en Estados Unidos le ha obligado a pasar, de urgencia, por el quirófano. ¿El motivo? Nada más y nada menos que Candy Crush?

La “pasión” de este usuario con el título para móviles fue tal que, tras pasar 8 semanas casi literalmente pegado a la pantalla de su dispositivo, su mano quedó incapacitada, traduciéndose en una dolorosa lesión: Rotura de tendón largo del pulgar izquierdo.

Captura de pantalla de Candy Crush | Agencias

Por supuesto, y ante la imposibilidad de mover con normalidad la mano, la cordura llevó al jugador de Candy Crush a acudir al hospital. Una vez allí tuvo que ser sometido a una operación de urgencia con el fin de unir el tendón.

Aunque su nombre no ha sido desvelado, este jugador de 29 años y experteneciente al ejército de los Estados Unidos llevó al extremo su adicción por Candy Crush, y que para más señas, y para más señas empleando la mano izquierda para jugar - y por ende la lesionada - mientras que con la derecha realizaba el resto de tareas en su hogar, tal y como relataba el afectado.