Los eSports están de moda, crecen como la espuma -especialmente en países asiáticos- y reúnen de forma habitual a miles de personas en importantes finales de torneos. Es más, en el caso de los videojuegos y los torneos más conocidos, pueden llegar a reunir a decenas de miles de jugadores, igual que cualquier clásico del Real Madrid y del FC Barcelona. Por ello ahora en China quiere construir un gigantesco estadio para albergar competiciones de eSports en el futuro.

La promotora del proyecto es NetEase, una de las empresa gigantes de China en el sector del ocio electrónico, que ha presentado sus planes para construir un estadio gigante con un presupuesto de 700 millones de dólares situado en Shangai. El objetivo de NetEase es superar a su gran rival en el mercado y a nivel mundial, Tencent, que en los últimos años ha multiplicado su inversión en eSports comprando incluso las empresas responsables de grandes videojuegos como Honour of Kings o League of Legends. También tienen el 48% de Epic Games, los dueños de Fortnite: Battle Royale.

League of Legends | Riot Games

Pero NetEase también tiene muchas licencias capaces de mover a decenas de miles de aficionados, como los derechos de distribución en China de StarCraft, además de ser la dueña de importantes equipos de eSports como Shanghai Dragons de Overwatch. Algunos países asiáticos, como Corea, ya disponen de enormes estadios deportivos pensados para los eSports. Este sería el primero de su tipo en China, dotado con una imagen moderna y la mayor de las comodidades para los equipos, además de zonas recreativas y de entretenimiento para los usuarios.