Neox Games » Noticias » Lo + Curioso

EL MÁS RÁPIDO

Usain Bolt vs. Ryu de Street Fighter: ¿quién es más rápido?

Comparan la velocidad de Ryu de Street Fighter con Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia.

Publicidad

Usain Bolt es probablemente uno de los atletas más conocidos de nuestro tiempo, el hombre más rápido del planeta. Aunque el jamaicano ya se ha retirado, en su periodo de competición logró hacerse con once títulos mundiales y ocho olímpicos, además de conservar aún los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos. No ha habido nadie tan rápido como Bolt y, por ello, un ingeniero ha querido enfrentarlo a un personaje de videojuegos.

Y lo ha hecho no con Sonic o con Super Mario, que evidentemente son personajes que por características son realmente veloces. Ha decidido compararlo con un personaje supuestamente más realista, Ryu de Street Fighter. Sin embargo, Usain Bolt sale perdiendo de la comparación de forma irremediable. El universitario quiso saber si una persona podía realizar la patada tipo helicóptero de Ryu llamada Tatsumaki Senpukyaku, en la que se mantiene en el aire girando durante unos segundos.

Usain Bolt cae lesionado en la final del 4x100 | Efe

El objetivo era saber si alguien podía hacerla y, en ese caso, qué velocidad o fuerza necesitaría. El británico Osarenkhoe Ogbeide convirtió la patada de Ryu en una serie de formas matemáticas y calculó que para realizar este giro en el aire una persona debería hacerla a 30 metros por segundo, es decir, alrededor de 108 km/h. Obviamente esto es imposible, ya que los atletas profesionales como Usain Bolt apenas pueden alcanzar picos de velocidad de 40 Km/h.

Esto significa que para realizar la patada de Ryu, una persona debería ser tres veces más rápida que el hombre más rápido del mundo, Usain Bolt. Físicamente esto imposible, así que nuevamente los personajes ficticios ganan la partida. Ogbeide es un gran fan de Street Fighter, así que seguro que seguirá disfrutando de Ryu y sus movimientos realistas pero imposibles de replicar en la realidad.

Publicidad