"Es un placer y un orgullo conocerle, señor", le dice Sheldon a Batman cuando este se presenta en su casa. Lo que no sabe el superhéroe es que el bueno de Sheldon ni siquiera a él le dejaría sentarse en su sitio preferido del salón.