En esta ocasión han sido Cameron y Mitchell los encargados de celebrar la comida de Acción de Gracias. Tal y como son ellos, la han tematizado y convertido su casa en una granja parecida a la que se crió Cam en Missouri. La sorpresa del día es la presencia de Jeffrey, un vecino que acaba de salir de un tortuoso divorcio. Obviamente a Jay tampoco le gusta el tipo de celebración de su hijo y Claire intenta entender por qué Mitch ha accedido a este tipo de fiesta.

Ha sobrado una gran cantidad de comida de Acción de Gracias y la familia decide volverse a juntar el sábado para comer las sobras de aquel día. Obviamente no se trata de una comida tan formal, por lo que, en cuanto termina la comida, todo el mundo decide marcharse a hacer cualquier otra cosa.