Los celos llegan a Love Island

Publicidad

Neox » Programas » Love Island » Mejores Momentos

La crónica

Celos, decepciones y un nuevo isleño agitan la vida en la villa de 'Love island'

En las últimas horas las nuevas incorporaciones a la villa han alterado la convivencia entre los isleños.

En resumen

La llegada de Marta y Nathalya ha trastocado un poco la paz de la Villa y aunque intentan integrarse en la vida diaria, el resto de isleñas no les quitan ojo de encima. Celia está molesta con Miguel porque tras su regreso de la cita, no le dio un beso. Ambos hablan de ello y todo parece que se acaba solucionando. Sin embargo, Celia asegura que no se va a dejar intimidar por las nuevas isleñas y que va a ser fuerte.

Lo que está cada vez más claro es que a Jose le gusta Nathalya y a Nathalya Jose. Incluso Yasmina se da cuenta, ya que están tonteando en su cara literalmente. Es tan evidente, que Yasmina y Jose acaban hablando y dan por finalizada su convivencia. Yas se lamenta de su mala suerte.

Marta intenta abrirse al resto de isleños y termina charlando con Moure. Parece que congenian pero ninguno considera que haya flechazo entre ellos. Moure sigue siendo el 'mejor amigo' de todos.

Tensión para decidir quién disfruta de la suite

Durante la fiesta reciben un mensaje que les pide que elijan a una de las parejas para disfrutar de la suite. Todos están emocionados pero los elegidos son Celia y Miguel. Las razones son básicamente que Celia ha llorado y lo ha pasado muy mal durante el día de hoy por culpa de sus celos. Esto saca de sus casillas a la tranquila Bea. Se muere de ganas de tener intimidad con Saúl y le molesta que premien los celos de Celia.

Por la mañana todos andan esperando el 'informe' de los dos isleños que han estado en la suite. Bea sigue molesta, mientras que Celia continua con sus inseguridades y celos. Decide hablar con Marta y Miguel, en plan terapia.

Aparece Curro, el nuevo isleño

Están todos tranquilos por el jardín de la Villa cuando suena un silbato. Es Curro y obliga a los isleños a someterse a una durísima tabla de ejercicios. Cuando ya no pueden ni respirar, decide confesarles la verdad: es el nuevo isleño de la villa. Jovan hace de anfitrión y le enseña la casa a Curro.

El nuevo isleño se sienta en la piscina a hablar con Adele y con Yasmina, algo que a Jovan no le gusta demasiado. Los celos comienzan a aflorar en el madrileño. Unos celos que irán a más después de que Curro elija a Adele y a Yasmina para tener una cita en el chill out. Jovan intenta desahogarse con Fiona y termina hablando con Adele sobre la situación. Ella alucina con esta reacción de Jovan y se lleva una gran decepción pues no esperaba que Jovan fuera una persona tan celosa.